La vida

Embarazo y parto en el mioma uterino: características y riesgos

Pin
Send
Share
Send
Send


Los fibromas uterinos se diagnostican cada vez más en mujeres jóvenes que desean tener un hijo. El embarazo y el parto en estos pacientes a menudo se presentan con complicaciones. A pesar de esto, la respuesta a la pregunta de si es posible dar a luz en el mioma uterino es positiva. Los obstetras utilizan diferentes tácticas según la situación específica, para preservar la salud de la madre y el niño.

Características del embarazo y parto en el mioma uterino.

El principal peligro de embarazo en presencia de nódulo de mioma es la amenaza frecuente de su terminación. A medida que avanza esta condición, puede ocurrir un aborto involuntario. Si se produce un parto prematuro con múltiples ganglios miomatosos, el raspado del útero no detiene el sangrado del tracto genital y, a veces, los médicos se ven obligados a extirpar todo el órgano. Esta situación se vuelve catastrófica para una mujer que estaba esperando un hijo. Para prevenir el aborto espontáneo, el médico examina a un paciente con fibromas con más frecuencia que a las mujeres sanas, prescribe medicamentos para preservar el embarazo en las etapas iniciales y se realiza una hospitalización si es necesario.

Otras complicaciones de la gestación que pueden afectar las tácticas del parto:

  • insuficiencia placentaria,
  • desarrollo fetal retrasado,
  • Aumento rápido del nódulo mioma en tamaño.
  • necrosis del tejido tumoral,
  • desprendimiento de la placenta, situado por encima de la formación del tumor,
  • Posición incorrecta y presentación del feto.

¿Qué son los fibromas peligrosos en el parto?

Puede causar tales complicaciones:

  • ruptura prematura del líquido amniótico,
  • debilidad de las fuerzas genéricas
  • síndrome de sufrimiento fetal
  • placenta bien adherida
  • Hemorragia atónica en la 3ª etapa del parto.
  • Contracción insuficiente (subinvolución uterina) en el posparto y otros.

En relación con todo lo anterior, el protocolo de parto complicado por mioma uterino implica el parto quirúrgico frecuente, es decir, una cesárea. A menudo, al mismo tiempo se extirpan los nódulos de mioma o se necesita una histerectomía (extirpación del órgano). La decisión sobre el método de nacimiento se toma en cada caso individualmente.

¿Es natural el parto o la cesárea inevitable?

Depende del tamaño y la ubicación del tumor, las complicaciones durante el embarazo y el parto, el equipo del hospital, la experiencia de los médicos y muchos otros factores. Damos las estadísticas de uno de los institutos de investigación de obstetricia y ginecología más grandes de Rusia:

  • A las 16-18 semanas de gestación, en el 16% de las mujeres, según ciertas indicaciones, se realizó miomectomía: extirpación de los ganglios miomatosos, el 60% de ellos logró preservar el embarazo y completarlo con una cesárea.
  • El parto quirúrgico se realizó en el 31% de los pacientes, generalmente con una combinación de fibroides y otras patologías obstétricas o extragenitales.
  • El 53% de las mujeres con fibromioma con su pequeño tamaño y la ausencia de signos de insuficiencia del suministro de sangre al ganglio podrían dar a luz de forma natural con un resultado favorable para la madre y el niño.

Sobre el mioma uterino, sus tipos, las causas de la enfermedad y los principios de tratamiento se pueden encontrar en un artículo separado.

Tácticas del periodo gestacional y parto con mioma gigante.

El parto en presencia de fibromas grandes suele ir acompañado de complicaciones que se desarrollan prematuramente. Es con fibromas gigantes, que se acompaña de signos de compresión de los órganos pélvicos y previene el desarrollo del feto, se puede mostrar miomectomía conservadora (extirpación del tumor) a las 16-19 semanas del período gestacional (hasta un máximo de 22 semanas). Luego el embarazo se prolonga, y en 37-39 semanas termina con una cesárea.

Tal operación es a menudo la única forma de mantener el embarazo, o al menos el útero. Sin embargo, no todos los expertos se adhieren a esta opinión. Muchos médicos creen que incluso con un tumor grande, el feto se puede preservar, mientras que la miomectomía durante el embarazo a menudo termina con su interrupción.

La cuestión de las tácticas de tratamiento para los fibromas grandes se resuelve de forma individual. De gran importancia aquí es la experiencia del médico en la realización de tales intervenciones.

Cesárea

Aproximadamente un tercio de los pacientes dan a luz a un mioma uterino completado por una intervención quirúrgica. De estos, en ⅔ casos, la operación está planificada, en ⅓ - se lleva a cabo después del inicio de la actividad laboral. La intervención de rutina se prescribe a pacientes con alto riesgo obstétrico. El proceso genérico natural puede terminar con complicaciones serias, hasta la ruptura del útero.

Indicaciones para cesárea electiva:

  1. La ubicación de la neoplasia en el istmo, el segmento inferior o el cuello, que impide el progreso normal del niño a través del canal de parto.
  2. Un aumento significativo de los fibromas en el embarazo tardío con la aparición de signos de alteración de su nutrición.
  3. Sospecha de la naturaleza maligna del tumor: su rápido crecimiento, gran tamaño, textura suave, dolor, signos de anemia.
  4. Múltiples nodos intermusculares grandes.
  5. El diámetro del tumor es más de 10 cm, si no se eliminó en el segundo trimestre.
  6. Una cicatriz en el útero después de una miomectomía previa, especialmente si se realizó por laparoscopia. En este caso, la viabilidad de tal cicatriz es difícil de evaluar.

En un tercio de los pacientes, el parto con mioma uterino se completa con una cesárea

En muchos casos, la operación se realiza con una combinación de varios factores. Si solo hay una de las siguientes razones, el parto puede ser natural, pero su combinación aumenta significativamente el riesgo de complicaciones:

  • endometriosis y adenomiosis,
  • presentación pélvica
  • inmadurez cervical
  • insuficiencia placentaria,
  • tumor ovárico
  • edad mayor de 35 años
  • infertilidad prolongada previa
  • alta miopía.

El parto natural con mioma uterino termina con una cesárea con el desarrollo de debilidad u otras anomalías del parto, así como con la hipoxia del feto.

La operación se realiza bajo anestesia epidural o general. Para nódulos múltiples o grandes, es necesaria una incisión longitudinal o transversal de la pared abdominal, lo que proporciona un buen acceso al útero. Es necesario:

  • para la extirpación completa de los nódulos de fibromioma junto con su cápsula,
  • Para la recuperación segura y gratuita del niño.

En estos casos, los resultados cosméticos son de importancia secundaria, pero los cirujanos aún intentan mantener un equilibrio entre la salud de la madre, el niño y la posterior aparición de la pared abdominal. Con un tamaño de tumor pequeño, se realiza una incisión en la parte inferior del abdomen y se aplica una sutura cosmética.

La condición de los recién nacidos en el 70% de los casos es satisfactoria, el resto muestra signos de hipoxia leve, que luego se detienen rápidamente bajo la influencia del tratamiento.

En el postoperatorio, las complicaciones no suelen ser observadas. Solo en casos aislados se desarrolla la subinvolución uterina o la infección de la herida.

Lea más sobre la cesárea aquí.

Expansión del volumen de operación.

En muchos casos, después de que se retira al niño, la cirugía se expande. La miomectomía se puede realizar, en casos raros, amputación supravaginal o extirpación de todo el órgano.

Casos en los que, después de la cesárea, se eliminan las formaciones miomatosas (miomectomía):

  • Nudos en las piernas, ubicados debajo del peritoneo.
  • El más grande de varios nodos miomatosos.
  • nodo único,
  • Suministro insuficiente de sangre a uno de los nodos.

Dicha operación no se realiza si el paciente tiene más de 40 años de edad, así como con múltiples nodos pequeños. Es peligroso para el desarrollo de sangrado con una ligadura o coagulación de los vasos sanguíneos insuficientemente buena. Por lo tanto, después de prescribir antibióticos, significa reducir el miometrio en combinación con fármacos antiespasmódicos. En el día 3-5, se realiza una ecografía.

Casos en los que después de la cesárea es posible la extirpación del útero debido a los fibromas:

  • nodos múltiples en mujeres mayores de 40 años (con el consentimiento del paciente),
  • necrosis del nodo
  • Crecimiento tumoral renovado tras miomectomía previa.
  • la ubicación del tumor en la región del plexo coroideo grande, en el segmento inferior, entre los ligamentos, debajo de la membrana mucosa,
  • el crecimiento de la educación en la dirección de la periferia al centro del útero,
  • baja disposición de nodos
  • Tumor maligno del tumor, confirmado por examen histológico urgente.

Cómo es la extirpación de los fibromas uterinos, el período de rehabilitación y las posibles consecuencias. Sobre esto en un artículo anterior.

Nacimiento espontáneo

Más de la mitad de los pacientes con fibromas pueden dar a luz por su cuenta. Incluso varios nodos miomatosos, si son pequeños, están ubicados en la capa externa y no interfieren con el parto, no es una indicación de cesárea. También es posible un proceso genérico natural en mujeres mayores de 35 años, con hipertensión, glándula tiroides agrandada, miopía y otras enfermedades extragenitales sin signos de patología obstétrica. Sin embargo, en todos estos casos, el riesgo obstétrico debe ser bajo.

La mayoría de los pacientes son hospitalizados a las 37-38 semanas. La preparación para la actividad laboral comienza con el uso de sedantes, antiespasmódicos, preparaciones de prostaglandina.

Los medicamentos antiespasmódicos se recetan en forma de velas, tabletas o inyecciones. Son necesarios para reducir el tono del miometrio, para evitar la compresión y la malnutrición de la educación del mioma.

Dado que la localización de los fibromas en la parte posterior del tumor no siempre es posible identificarlos durante el embarazo, cada uno de estos pacientes se examina en profundidad, incluso para una posible operación. Los médicos vigilan estos indicadores:

  • datos de análisis de sangre, coagulogramas, ECG,
  • condición del flujo sanguíneo uteroplacentario,
  • Posición del feto y su presentación.
  • el tamaño de la cabeza del feto y la pelvis de la madre,
  • Grado de madurez del cuello.

Como es el nacimiento

Durante todo el período, se ejerce un control adicional sobre la condición de la mujer y el feto, ya que es posible la aparición de indicaciones para cirugía de emergencia. Se puede utilizar anestesia epidural. La duración promedio del proceso de nacimiento en el mioma es de 17 horas.

Características del curso del parto natural con mioma uterino:

  1. El nombramiento de antiespasmódicos en la fase activa del primer período antes de la apertura del cuello por 5-8 cm, para evitar la interrupción del suministro de sangre a los ganglios.
  2. Restricción o rechazo de la estimulación del parto con oxitocina.
  3. Si es necesario, dicha estimulación se lleva a cabo con el uso de preparaciones de prostaglandina, que no solo preparan bien el cuello, sino que no alteran el suministro de sangre al útero.
  4. Prevención de la hipoxia fetal.
  5. Prevención de hemorragias en el tercer y postparto temprano mediante la administración de metilergometrina.

El parto con mioma submucoso se observa muy raramente, ya que con tal disposición del ganglio el embarazo generalmente termina por sí solo, incluso en el primer trimestre.

De las complicaciones en el 43% de los casos, hay una ruptura prematura del agua, en un 5%, sangrado en el período subsiguiente. Después de la finalización del parto generalmente no se observan complicaciones. El 70% de los niños nacen en condiciones satisfactorias, el resto presenta signos de hipoxia. El extracto se produce a los 5-7 días. Solo en casos raros, se requiere atención adicional para el recién nacido en el hospital.

Resultados a largo plazo

El embarazo tiene un efecto positivo en el curso de los fibromas uterinos. Los efectos hormonales a largo plazo en el tejido tumoral, el estiramiento gradual del miometrio, la normalización de su estructura y el suministro de sangre contribuyen al hecho de que no existen condiciones favorables para la formación de nuevos ganglios.

En la mayoría de las mujeres después del parto, el crecimiento de los fibromas se detiene al menos 5-8 años. Un tumor agrandado se registra en el 10% de los pacientes, y las principales causas son:

  • rechazo de la lactancia materna durante la primera mitad de la vida del niño,
  • anticonceptivos hormonales,
  • Aborto por legrado del útero.

El embarazo repetido y el parto con mioma se recomiendan no antes que en 2 a 3 años. Durante este tiempo, debe llevar un estilo de vida saludable, tratar las enfermedades ginecológicas y somáticas existentes.

Qué es los fibromas, qué es y cuáles son sus causas.

Los fibromas uterinos (fibroma) son, como ya se mencionó, un tumor benigno que se desarrolla a partir de la capa muscular del órgano reproductor. La ubicación del fibroide puede ser diferente:

• en el grosor del útero - intramural,
• en la cavidad - submucosa,
• en el cuello uterino, en la parte vaginal del mismo, cervical,
• debajo del peritoneo - subseroso.

Las causas de la enfermedad pueden ser:

• trastornos hormonales,
• sexo irregular,
• Parto traumático, aborto, etc.,
• la genética,
• baja movilidad
• diversas enfermedades asociadas, como obesidad, hipertensión, diabetes, etc.

Lo más desfavorable para la concepción es una neoplasia submucosa: puede ejercer presión sobre los tubos, evitar la implantación y provocar un aborto espontáneo. Pero incluso con este tipo de tumor, el embarazo y el parto con mioma son posibles.

Embarazo y fibroma: características del curso.

¿Es posible dar a luz con mioma? Por supuesto que puedes Pero primero debe familiarizarse con los riesgos existentes, que en este caso son mucho mayores que los de las mujeres cuyo embarazo no se complica por la enfermedad. Después de todo, el útero del bebé está "en casa" durante los 9 meses completos. Y por lo tanto, el estado del órgano sin duda afecta al niño.

El embarazo a veces reduce la cantidad de fibroma. Esto se debe a un aumento en la producción de progesterona durante este período. Aún así, la efectividad de esta hormona para el tratamiento de tumores benignos no ha sido probada.

Pero la influencia de los fibromas en el embarazo y el parto se ha establecido desde hace mucho tiempo. En general, un tumor puede tener tal efecto:

1. Sangrado. Ocurren en el contexto de una escasez de progesterona y la unión inadecuada del óvulo (si se fija en la zona de fibroma, siempre existe un riesgo de sangrado). Si la razón es una deficiencia de una hormona, entonces puede obtenerse artificialmente, lo que permitirá soportar el embarazo hasta el final amargo.

2. Anemia. El tumor provoca sangrado y, a su vez, reduce el nivel de hemoglobina, lo que conduce a la anemia. Asegúrese de seguir este indicador en la sangre, ya que el hierro es uno de los elementos más esenciales para la mamá y el bebé. La hemoglobina debe mantenerse normal para cualquier tipo de fibroides.

3. Formación inadecuada de un lugar para niños. Si el óvulo fertilizado se une al tumor, los vasos de la placenta pueden no formarse como debería. En este caso, el embrión sufre mucho, porque los nutrientes y el oxígeno en su mayoría llegan a los fibromas.

4. Desarrollo fetal defectuoso. Esto es posible con neoplasia submucosa. El feto puede tomar la posición equivocada o desarrollará una patología en el desarrollo. El esqueleto y el cráneo del bebé son especialmente vulnerables.
Así es como puede actuar el mioma. Pero

Todas las consecuencias enumeradas no son una prohibición para el embarazo y el parto con este diagnóstico. En la mayoría de los casos, surgen problemas cuando se desarrolla un tumor en la cavidad de un órgano.

Fibroma influye en el curso del embarazo no por su propia existencia, sino por los siguientes factores:

• ubicación,
• tamaño,
• El curso del desarrollo (de hecho, sucede, como se mencionó, a la inversa).

Además, debe tener en cuenta la edad de la futura madre, así como la presencia de sus otras enfermedades en el campo endocrino y ginecológico.

Embarazo y parto después de 40 años.

La edad es un factor importante en el diagnóstico de "mioma" si la futura madre tiene más de 40 años. Se cree que una mujer de 35 a 40 años con tal conclusión será difícil de llevar al bebé, especialmente si es el primer hijo.

Por cierto, la mayoría de las mujeres del grupo de mayor edad se enterarán de la presencia de fibromas durante el embarazo. Y la causa de la aparición de un tumor en este caso es un trastorno hormonal no corregido.

El mioma y el embarazo a los 40 a veces son incompatibles debido a la gran cantidad de factores de riesgo. Pero sin embargo, la interrupción del embarazo es una forma extrema y cardinal de resolver el problema. Se produce sólo por razones vitales.

Incluso a pesar del hecho de que las consecuencias del parto con mioma después de los 40 años pueden ser muy desagradables, el médico no puede obligar a una mujer a abortar. Especialmente cuando este bebé tan esperado se originó en el útero después de una larga, aparentemente interminable, infertilidad. El especialista simplemente está obligado a advertir sobre todos los riesgos potenciales y reales, ya mantener ese embarazo bajo un estricto control, ayudando a la mujer a llevar a cabo al niño de todas las formas posibles.

Así, el embarazo después de 40 años con fibroides se conserva si:

• madre expectante manifiesta perseverancia,
• la mujer acudió al ginecólogo después de 24 semanas y el bebé se está desarrollando normalmente,
• La concepción se produjo después de un tratamiento prolongado de la infertilidad.
El parto puede tener lugar de la forma habitual, y con la ayuda de una cesárea. Pero más a menudo se utiliza la segunda opción. Cuando se realizan múltiples ganglios en el proceso de cirugía en mujeres mayores de 40 años, se extrae el útero.

Когда у беременности больше возможностей протекать нормально при диагнозе миома?

Dado que la enfermedad se ha vuelto mucho más joven, los fibromas uterinos durante el embarazo y el parto se han convertido en algo bastante común. Por supuesto, con dicho diagnóstico, el control sobre la condición de una mujer embarazada se ejerce de forma más escrupulosa y exhaustiva.
Para determinar si un tumor está creciendo o no, la ecografía Doppler se asigna a la futura mamá. Y para averiguar el grado de deformidad del órgano genital o, a la inversa, la ausencia de patología, las mujeres embarazadas se someten a investigaciones como la histeroscopia y se examinan mediante ultrasonido.
Es normal soportar y dar a luz si:

• el mioma es intramural o subseroso,
• el tamaño del tumor no supera los 5 cm,
• El tamaño del útero corresponde al término.
• solo hay un nodo
• Fibroma no está unido a la pierna.

Respecto al último factor: un tumor en una varilla delgada es capaz de torcerse, que está lleno de dolor y necrosis tisular. A menudo se requiere interrumpir el embarazo, porque tal estado es extremadamente peligroso para una mujer. Y también durante el embarazo, a menudo se observa la degeneración del tumor, que a menudo también pasa con dolor.

Las dificultades en el parto y el parto pueden ocurrir en los casos en que:

• el tamaño de los fibromas es más de 7 cm,
• hay muchos nodos
• un asiento de bebé está conectado cerca con una neoplasia,
• El tumor se encuentra cerca del cuello.

Pero las dificultades enumeradas no se consideran una oración: ¡en la actualidad, el embarazo y los fibromas uterinos son conceptos compatibles!

Parto y fibroides

¿Son posibles las entregas independientes con mioma? Aquí, también, todo depende no de la presencia de un diagnóstico, sino de cómo se desarrolló el embarazo, si existen defectos en el desarrollo del feto, la ubicación de la placenta y otros factores. Si todo está en orden, entonces el parto natural será sin complicaciones. Pero, por supuesto, bajo la estrecha supervisión del personal médico del hospital de maternidad.

El proceso genérico puede demorarse ligeramente debido a que el tumor reduce la capacidad del útero para contraerse. Pero este problema se resuelve introduciendo drogas estimulantes a la mujer parturienta.

Pero debes saber qué es el mioma peligroso durante el parto. Es una amenaza de sangrado. Por lo tanto, es necesario estar preparado para la necesidad de una cesárea.
La probabilidad de una cesárea aumenta cuando:

• placenta incorrecta adjunta,
• el feto está presente,
• muchos nodos miomatosos,
• Se desarrolla un tumor en el área del cuello uterino.

Los nacimientos con mioma cervical son una indicación absoluta para la cesárea. Especialmente cuando los nodos han alcanzado un gran tamaño o crecen rápidamente. O incluso se interrumpe la actividad de los órganos adyacentes al útero. Durante la cirugía, a veces se extirpa el mioma, pero solo si interfiere con la sutura del órgano genital.

Los fibromas submucosos y el parto

La neoplasia submucosa es la más problemática de todas. Pero en este caso, si los fibromas son pequeños en tamaño y su localización no interfiere con el crecimiento y desarrollo adecuados del feto, la probabilidad de gestación es alta (40% de los casos).

Hospitalización puesta en la semana 37. Pero con respecto a los fibromas submucosos y el parto, aquí el problema se resuelve individualmente. Las tácticas - cesárea o parto de forma natural - dependen de muchos factores, entre los cuales el más importante es la condición:
• feto
• órgano reproductor,
• Las más embarazadas, etc.

Nacimiento después de la extirpación del tumor

El tratamiento del mioma se realiza de forma conservadora y operativa. Las indicaciones para la cirugía son:
• rápido crecimiento del tumor,
• tamaño grande
• dolor
• infertilidad,
• Desorden del trabajo de órganos cercanos y otras causas.

El curso del parto depende del estado de la cicatriz en el útero. Se cree que está completamente formado solo dos años después de la operación, por lo que vale la pena planificar un embarazo en este momento. El análisis se realiza de acuerdo a los resultados del ultrasonido. Si todo está en orden, incluso el parto natural después de la extracción de los fibromas no está contraindicado.

Las mujeres con un diagnóstico de fibromas uterinos, es importante saberlo: no significa que esté condenado a no tener hijos. Una neoplasia benigna no es una oración. Por supuesto, es mejor examinarlo en la etapa de planificación del bebé, incluso cuando no hay manifestaciones de la presencia de fibromas: la enfermedad puede ser casi asintomática. Y ya de forma individual, si la enfermedad fue identificada, junto con el médico, desarrollar un plan para acciones futuras.

Los fibromas uterinos y la concepción de un niño

Los fibromas uterinos son uno de los factores que causan la infertilidad. Un tumor localizado en el útero, interfiere mecánicamente con la unión del óvulo. El embrión, que no ha encontrado un lugar para sí mismo, muere, y el aborto espontáneo se produce en las primeras etapas. Con la muerte del embrión por hasta 2 semanas, la mujer nunca puede saber que estaba embarazada.

La ubicación del tumor cerca de las trompas de Falopio también interfiere con la concepción normal del niño. Cuando el lumen de ambas trompas de Falopio se superpone, los espermatozoides no pueden penetrar en la célula del óvulo y no se produce la fertilización. Esta patología es bastante rara y se detecta bien durante la histeroscopia.

El mioma es un tumor que se presenta cuando se cambia el fondo hormonal. En esta situación, la concepción de un niño puede prevenirse por un desequilibrio de hormonas en el cuerpo femenino. La combinación de fibromas con adenomiosis y otras enfermedades ginecológicas reduce significativamente la probabilidad de embarazo.

Complicaciones del embarazo

El embarazo que ha surgido en el contexto de los fibromas uterinos no siempre es seguro. El grupo de alto riesgo incluye a estas mujeres:

  • edad mayor de 35 años
  • la presencia de enfermedades ginecológicas concomitantes,
  • el tamaño de los nódulos de mioma es de más de 5 cm,
  • múltiples nodos
  • la localización del tumor está cerca de la capa mucosa del útero,
  • la localización de los fibromas en el cuello uterino,
  • necrosis de los nodos
  • Duración de la enfermedad de más de 5 años.

Complicaciones frecuentes del embarazo con fibromas uterinos:

  • aborto involuntario
  • parto prematuro
  • ICN,
  • insuficiencia placentaria
  • hipoxia fetal,
  • retraso del crecimiento fetal
  • ubicación inadecuada del feto en el útero,
  • desprendimiento de la placenta,
  • apretado accesorio de la placenta
  • Trombosis de la vena pélvica.

La amenaza de terminación persiste durante todo el embarazo. La mayoría de las veces, el aborto espontáneo se produce en las primeras etapas debido a un mal funcionamiento del endometrio. Sucede que el embrión no puede encontrar un lugar conveniente para la inserción y está ubicado en el área del cuello uterino. Se desarrolla un embarazo cervical, en el que la gestación del feto es imposible. Cuando el mioma uterino también aumenta el riesgo de embarazo tubárico.

Muchas mujeres con fibromas uterinos tienen un parto prematuro. La probabilidad de tales complicaciones aumenta con la patología concomitante del endometrio y los grandes tamaños de los ganglios. El aumento del tono uterino se mantiene durante la gestación.

El ICN (insuficiencia ístmico-cervical) se desarrolla cuando un tumor se localiza en el área del cuello uterino. En este caso, hay una abertura indolora del cuello uterino antes del inicio del parto. En las primeras etapas de esta condición puede llevar a aborto involuntario. Después de 22 semanas, el ICN amenaza el desarrollo de un parto prematuro.

Un tumor ubicado en la capa muscular uterina interfiere con el funcionamiento normal de la placenta. Ingesta interrumpida de oxígeno y nutrientes al feto. Se desarrolla hipoxia, una condición en la cual el bebé sufre de deficiencia de oxígeno. Hay un retraso en el desarrollo del feto, su retraso en el peso y la altura. Todo esto afecta aún más la salud del bebé después de su nacimiento, incluido su desarrollo mental y físico.

Con fibromas grandes, el bebé rara vez ocupa la posición longitudinal correcta en el útero. La proximidad del tumor conduce al hecho de que el feto está localizado oblicuamente o al otro lado. En esta situación, el parto natural no es posible. La posición fetal anormal es la causa de la cesárea.

El apego apretado de la placenta es otro peligro que aguarda a las madres embarazadas. Los cambios en el endometrio en el contexto del crecimiento de los fibromas conducen al hecho de que después del nacimiento el parto no se produce por sí solo. En esta condición, se desarrolla un sangrado profuso. En el caso de una unión apretada de la placenta, se realiza un examen manual del útero y la extracción de la placenta bajo anestesia general.

Diagnósticos

El mioma se puede detectar ya en el embarazo temprano con una ecografía. En el futuro, se recomienda que la futura madre se someta regularmente a todos los exámenes de ultrasonido. Durante el examen, el médico prestará atención no solo al estado del feto, sino también al tamaño de los fibromas. Este enfoque da tiempo para detectar el rápido crecimiento de los nodos e identificar complicaciones relacionadas. Se recomienda someterse a una ecografía adicional antes del nacimiento para aclarar la ubicación y el tamaño de los nódulos de mioma.

Planificación del embarazo para el mioma uterino

Los fibromas uterinos pueden ser un obstáculo serio para concebir y llevar a un niño. Todas las mujeres que sufren de esta patología, deben visitar a un médico antes de planificar el embarazo. La ecografía se realiza para evaluar la condición y el tamaño de los nodos. Otras tácticas dependerán de la severidad de la patología identificada.

La terapia conservadora se prescribe para pequeños tamaños de fibroides, con su condición estable o un ligero crecimiento. Se da prioridad a los medicamentos del grupo agonista de la hormona liberadora de gonadotropina y los anticonceptivos orales combinados. El curso del tratamiento dura hasta 6 meses. Al tomar preparaciones hormonales, el tamaño de los fibromas se reduce, lo que permite a una mujer concebir y llevar a cabo al niño sin complicaciones.

El tratamiento quirúrgico se realiza con grandes tamaños de fibromas, el rápido crecimiento del tumor y la presencia de complicaciones. Las operaciones se realizan principalmente mediante acceso laparoscópico, lo que reduce significativamente el tiempo de rehabilitación y acelera la recuperación del paciente.

La planificación del embarazo se debe hacer durante los primeros meses después de completar la terapia. No es necesario posponer la concepción de un hijo por un período indefinido. Los fibromas uterinos a menudo se repiten. Después de la cancelación de los medicamentos hormonales, es posible que los fibromas vuelvan a crecer rápidamente, y luego el inicio del embarazo será una gran pregunta.

Realización de embarazo con mioma uterino.

Durante el embarazo, no se realiza tratamiento específico. Con el desarrollo de complicaciones tales medicamentos se prescriben:

  • antiespasmódicos con la amenaza de aborto involuntario en el primer trimestre,
  • tocolíticos (medicamentos que reducen el tono del útero) después de 16 semanas,
  • antiplaquetario en violación del flujo sanguíneo uterino,
  • Terapia antibacteriana para la necrosis del mioma ganglionar.

Indicaciones para la extracción de fibromas durante el embarazo:

  • la incapacidad de mantener un embarazo en el tamaño del tumor original,
  • el rápido crecimiento de los fibromas,
  • nodo de fallo de alimentación
  • la localización de los fibromas en el cuello uterino,
  • Compresión de los órganos pélvicos por un tumor.

El momento óptimo para el tratamiento quirúrgico es de 16-19 semanas de embarazo. Después de la operación, se lleva a cabo la terapia de preservación, los tocolíticos y otros medicamentos se prescriben de acuerdo con las indicaciones. A lo largo de todos los embarazos, el feto es monitoreado constantemente con la ayuda de ultrasonido y CTG.

Parto con mioma uterino

La hospitalización prenatal se realiza por un período de 37-39 semanas. Se permite el parto independiente con pequeños tamaños de fibromas y una condición satisfactoria del feto. En el parto pueden desarrollar complicaciones:

  • ruptura prematura del agua
  • anomalías del parto,
  • lesión perineal
  • desprendimiento placentario prematuro,
  • apretado accesorio de la placenta
  • Sangrado en el posparto.

La cesárea se realiza en tales situaciones:

  • nodos miomatosos multiples
  • gran tamaño del tumor,
  • la localización de los fibromas en el cuello uterino,
  • cicatriz uterina después de una miomectomía previa (extirpación del tumor),
  • necrosis del nodo
  • sospecha de fibromas malignos (el desarrollo de un tumor maligno),
  • la combinación de los fibromas uterinos con otras complicaciones del embarazo,
  • Feto severo

Una cesárea se realiza de forma rutinaria después de 37 semanas. De acuerdo con las indicaciones durante la cirugía, se puede extirpar el tumor. En algunos casos, solo la histerectomía (extirpación del útero) permite eliminar el problema.

La prevención del mioma no está desarrollada. Reduce significativamente el riesgo de desarrollar la enfermedad:

  • anticonceptivos hormonales,
  • implementación oportuna de la función reproductiva,
  • rechazo del aborto.

Las visitas regulares al ginecólogo dan tiempo para identificar los fibromas uterinos y evitar el desarrollo de complicaciones graves de esta patología.

Información general sobre la enfermedad.

Antes de hablar sobre los posibles riesgos para una mujer y su bebé, debe comprender qué es un fibroide. Este diagnóstico se realiza cuando se detecta un tumor benigno en la capa muscular uterina. La patología se detecta durante un examen ginecológico o con ecografía, el diagnóstico se confirma mediante histeroscopia o laparoscopia. Otros nombres para la enfermedad son leiomioma, fibromioma (fibroma).

Así es como se ven los fibromas uterinos en una pierna de 6.8 x 5.3 cm de tamaño con ultrasonido.

Los fibromas uterinos son más comunes a la edad de 35 a 45 años. En pacientes jóvenes, el tumor a menudo se combina con endometriosis, en la menopausia, con hiperplasia endometrial.

Localización hay tres opciones para nodos:

  • Subseroso - crece hacia el revestimiento exterior del útero,
  • Submucoso - deforme la cavidad uterina,
  • Intersticial: no vayas más allá de la capa muscular.

Puede encontrar más información sobre los tipos de fibromas en un artículo aparte. El mioma suele ser múltiple, aunque es posible la formación de nodos individuales. La enfermedad se acompaña de una tríada de síntomas:

  • Violación del ciclo menstrual,
  • Hemorragia uterina acíclica,
  • Dolor pélvico crónico.

El ginecólogo está involucrado en el tratamiento de tumores. Cuando aparezcan los primeros síntomas, debe hacer una cita y obtener una consulta detallada. Cuanto antes se haga el diagnóstico y se inicie el tratamiento, más probabilidades tendrá una mujer de tener un resultado favorable del embarazo.

Bajo la influencia de los cambios hormonales, los nódulos de mioma pueden crecer de tamaño, de modo que cuanto antes se detecte el fibroide y cuanto menor sea su tamaño, mayores serán las posibilidades de curar el tumor de forma conservadora.

Embarazo con fibromas: lo que necesita saber

Algunas estadísticas diseñadas para arrojar luz sobre algunos aspectos de la patología:

  • Los fibromas uterinos tarde o temprano aparecen en casi todas las mujeres (hasta un 85%),
  • Las manifestaciones clínicas de la enfermedad ocurren solo en el 30% de los pacientes.
  • Durante el embarazo, el tumor se observa en 0.5-4% de los casos,
  • En el 60% de los pacientes hay un ligero cambio en el tamaño del tumor (en cualquier dirección), en el 40% del diámetro del nodo no cambia,
  • En el 20-25% de los casos, se observa un aumento en la educación (típico de los nodos de tamaños grandes, desde 5 cm),
  • El crecimiento máximo de los fibromas se encuentra en el trimestre II, el mínimo - después de 24 semanas,
  • El diámetro total del tumor aumenta en no más del 25% (en promedio, un 10-12% en comparación con el tamaño original),
  • En el 8-27% de los casos hay una regresión o disminución en el tamaño de los nodos miomatosos,
  • En el 60% de las mujeres embarazadas, los ganglios de tamaño mediano (2.5-5 cm) no se detectan en la ecografía al final de la edad gestacional,
  • Los tumores de tamaño pequeño (hasta 2,5 cm) se estabilizan más a menudo (no crecen ni se encogen),
  • Las complicaciones durante el embarazo en presencia de fibroides ocurren en el 15-40% de los casos.

Por lo tanto, es posible dar a luz y dar a luz a un niño con mioma uterino, solo que este período no será el más fácil en la vida de una mujer. Por supuesto, en el contexto de una salud completa, el embarazo es mucho más fácil, pero esto no significa que si hay un tumor, debes ponerte fin y renunciar a la posibilidad de ser madre. La medicina moderna permite a los pacientes con diagnósticos bastante difíciles dar a luz, y los fibromas uterinos no son el caso más difícil en la práctica obstétrica. Si se siguen las recomendaciones del médico, la mujer tiene todas las posibilidades de pasar por esta etapa difícil sin problemas ni complicaciones importantes.

Los fibromas uterinos no son una contraindicación para el embarazo, pero su presencia puede complicar la gestación del feto.

¿Cómo se comporta una neoplasia cuando se lleva un niño?

El estado del tumor depende del período de gestación y del nivel de hormonas durante este período.

En las primeras etapas del embarazo hay un aumento gradual de los nódulos miomatosos en tamaño. Este fenómeno está asociado con el rápido crecimiento de la progesterona, la principal hormona responsable de la posibilidad de gestación. El crecimiento máximo es de hasta 8 semanas debido a la proliferación de tejidos y la hipertrofia. Es en este momento que el aborto espontáneo ocurre con mayor frecuencia como resultado del crecimiento de los fibromas.

Después de 8 semanas de embarazo, la hiperplasia celular se bloquea y un aumento adicional de los fibromas se debe a la inflamación del tejido y al deterioro de la hemodinámica. El siguiente salto en el crecimiento de los nódulos se observa en el segundo trimestre (12-24 semanas), cuando se forma la placenta y cambia el suministro de sangre al tumor. Al mismo tiempo, no se excluye el desarrollo de necrosis del nodo con la aparición de los síntomas correspondientes del abdomen agudo.

En el tercer trimestre del embarazo los nodos de mioma se estabilizan en tamaño. Esto se debe a una disminución en el nivel de progesterona y su estabilización hasta el final del período gestacional. En algunas mujeres durante un período de 36 a 38 semanas, el tumor no se detecta por ultrasonido. Esto no significa que el nodo haya desaparecido por completo, solo se ha reducido a un tamaño invisible por ultrasonido.

Después del nacimiento del niño, durante algún tiempo el fibroide permanece en su estado anterior, luego comienza a crecer nuevamente y vuelve a su tamaño anterior dentro de 1-2 años. Se observa que la lactancia prolongada y la amenorrea de la lactancia disminuyen la proliferación de tejidos y la actividad tumoral. En algunas mujeres, los nodos no se definen incluso unos pocos años después del nacimiento del niño. Es casi imposible predecir de antemano cómo se comportará un tumor en un paciente en particular.La cuestión de si los fibromas uterinos desaparecen completamente después del parto, los analizamos en otro artículo.

Cada caso de embarazo con mioma es individual y requiere un enfoque especial y el control del crecimiento de los nódulos de mioma.

Los fibromas uterinos difícilmente pueden disolverse por completo durante el embarazo, pero pueden disminuir a un tamaño clínicamente insignificante.

Concepción en patología: ¿hay posibilidades?

El fibromioma, como única patología, rara vez presenta una complicación como la infertilidad. El tumor no afecta las hormonas y por lo general no impide la concepción. Más tarde surgen problemas: en la etapa de implantación del óvulo, cuando se soporta desde los primeros términos. Muchas mujeres logran concebir a un niño con mioma varias veces, pero no siempre es posible comunicar ese embarazo antes de la fecha prevista.

¿En qué situaciones ocurre la infertilidad en el fondo de los fibromas?

  • Un tumor benigno se encuentra en la boca de las trompas de Falopio. Los fibromas bloquean la luz y evitan mecánicamente que el esperma se junte con el óvulo. La concepción natural es imposible, se muestra la FIV. En el artículo “FIV con mioma uterino”, consideramos los principales aspectos de este procedimiento para la patología,
  • El tumor se combina con otras enfermedades del sistema reproductor femenino: endometriosis, quiste ovárico. En este caso, el tumor va como una patología comórbida. Afecta la posibilidad de concebir un hijo, pero no es el factor clave.
  • El mioma se produce en el fondo de trastornos hormonales significativos. Estamos hablando de esterilidad endocrina, mientras que el tumor en sí mismo es solo uno de los factores que previenen el embarazo.

El nodo miomatoso puede bloquear el lumen de las trompas de Falopio, lo que causa infertilidad.

También sucede que durante el examen de infertilidad no se revela nada, excepto los fibromas. En tal situación, el médico, por supuesto, ofrecerá deshacerse del tumor, porque no ve otras causas obvias del problema. Después de tomar hormonas o cirugía, muchas mujeres logran concebir y tener un hijo. Si incluso después de la eliminación de los fibromas, el problema sigue sin resolverse, debe buscar otra causa de infertilidad.

Síntomas de los fibromas en mujeres embarazadas: cómo se manifiesta la enfermedad

Si a una mujer se le ha diagnosticado mioma durante la gestación, necesita saber cómo evoluciona esta patología y prestar atención a los siguientes signos:

  • Dolor abdominal bajo. Un tumor en la capa muscular puede dar sensaciones de tracción desagradables sobre el útero, que se producen en la espalda, el perineo, en el muslo. Tales dolores a menudo se confunden con signos de amenaza de aborto involuntario, lo que lleva a una hospitalización irrazonable en el hospital,
  • Sangrado del tracto genital. La secreción escarlata o marrón puede ser tanto una manifestación de fibromas como un signo de aborto involuntario que ha comenzado. Se requiere consulta del ginecólogo. Vale la pena señalar que el tumor rara vez se manifiesta por sangrado durante el embarazo,
  • Signos de compresión de los órganos pélvicos: micción frecuente y difícil, estreñimiento. Tales síntomas ocurren en casi todas las mujeres embarazadas sin fibromas, por lo que es bastante difícil diferenciar entre estos síntomas.

En el 50% de las futuras madres, la patología es asintomática.

Si tiene fibromas durante el embarazo, debe tener cuidado con algunos síntomas (dolor abdominal bajo, sangrado), ya que pueden indicar no solo la manifestación del tumor y su posible crecimiento, sino también la amenaza de aborto.

Síntomas de ansiedad durante el embarazo:

  • Dolor intenso en la parte inferior del abdomen,
  • Manchado de cualquier intensidad.
  • Retención urinaria aguda
  • Fuga de líquido amniótico,

La aparición de tales síntomas indica el desarrollo de complicaciones y requiere tratamiento urgente para el médico.

¿Debo planear un embarazo con fibromas?

¿Debo dar a luz con mioma o los riesgos son demasiado altos? Antes de responder a esta pregunta, debe evaluar todos los factores disponibles:

  1. Localización de nodos (en la parte inferior, cuerpo o cuello, en la pared frontal o trasera). Los crecimientos intersticiales con crecimiento centrífugo y fibromas subserosos por lo general no interfieren con la concepción y el transporte de un niño. Los problemas surgen principalmente en tumores submucosos que deforman la cavidad uterina y los miomas intersticiales con crecimiento centrípeto.
  2. El tamaño de los nodos. Cuanto más grande es el tumor, mayor es la probabilidad de complicaciones,
  3. El número de formaciones en el útero. Con múltiples ganglios, el pronóstico es peor.
  4. El estado del flujo sanguíneo en el útero. Si hay signos de necrosis de los fibromas, el tumor debe eliminarse antes del embarazo,
  5. La presencia de comorbilidades. El desarrollo simultáneo de pesos endometriosis o hiperplasia endometrial durante el embarazo,
  6. Edad: cuanto mayor es la mujer, mayor es la probabilidad de complicaciones. Después de 35 años (cuando generalmente se detecta mioma), aumenta el número de patologías ginecológicas diferentes, las enfermedades somáticas se superponen, lo que aumenta el riesgo de complicaciones. Es importante entender que el período reproductivo de una mujer es limitado. También sucede que después de un tratamiento prolongado, el paciente ya no puede tener hijos debido a la aparición de la menopausia,
  7. Historia reproductiva. Abortos involuntarios en la historia - otra razón para el tratamiento preliminar de los fibromas.

La planificación del embarazo para los fibromas debe comenzar con una encuesta exhaustiva para identificar los factores de riesgo de aborto espontáneo y el desarrollo de complicaciones.

Como ser Primero, trate el tumor y luego quede embarazada, ¿o es al revés? Es imposible dar una respuesta inequívoca a esta pregunta, y las tácticas se determinan individualmente para cada mujer después de un examen completo. También son importantes los planes reproductivos del paciente. Si una mujer no quiere ser madre en los próximos años, no tiene sentido recetar hormonas o realizar una operación para estabilizar los nodos. Después de 3-5 años, cuando el paciente decide concebir un hijo, los nodos pueden volver a crecer y se requerirá otro curso de terapia.

Estamos hablando exclusivamente de mioma estable y asintomático. Si el tumor crece o molesta a la mujer, el tratamiento se lleva a cabo pronto.

En el tratamiento de los fibromas uterinos antes del embarazo, estos métodos se practican:

  • Terapia hormonal para reducir el tamaño del tumor antes de concebir un hijo. KOC y los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina ayudan a estabilizar los nódulos
  • La embolización de la arteria uterina es el método de elección para las mujeres que planean un embarazo con mioma.
  • Miomectomía conservadora. Después de la cirugía en el útero sigue siendo una cicatriz, lo que será una indicación para la cesárea.

Según las revisiones de mujeres y ginecólogos, la EMA es la mejor opción para el tratamiento de los fibromas. Si existe tal posibilidad técnica, los médicos dirigen a sus pacientes a la embolización. El procedimiento es bien tolerado, no viola la fertilidad y el embarazo ocurre en los próximos meses. Después de la EMA, el tumor no crece, la maternidad pasa sin complicaciones. Lo más importante es que no hay cicatrices en el útero, y una mujer que se ha sometido a una EMA puede dar a luz a un niño a través del canal de parto.

El procedimiento de EMA no requiere incisiones y es una operación mínimamente invasiva.

Puede planificar un embarazo inmediatamente después de la cancelación de las hormonas y la restauración del ciclo menstrual. Después de la cirugía se recomienda esperar al menos 3 meses.

Concepción con mioma

Las dificultades en la concepción debidas al mioma se explican por una variedad de factores, que incluyen la compresión de las trompas de Falopio, el impedimento del movimiento de los espermatozoides y la ovulación deficiente.

Por sí mismo, los fibromas no consideran la causa de la infertilidad, sin embargo, si se eliminan todas las causas establecidas de infertilidad, la eliminación de los fibromas aumenta considerablemente la probabilidad de concepción. Es cierto que esto se aplica a los fibromas, cuyo tamaño es inferior a 12 semanas de embarazo.

Si el fibroma es grande y deforma la cavidad uterina, es bastante difícil mantener la capacidad de tener hijos después de extirpar el tumor, especialmente porque una operación de este tipo puede ir acompañada de sangrado, que a veces requiere la extracción del útero.

El primer trimestre del embarazo con mioma.

Se producen complicaciones graves si hay un contacto entre los fibromas y la placenta (es decir, placentación en el área de los ganglios miomatosos). Además, el tamaño de los nodos es importante (la mayoría de las mujeres con nódulos miomatosos pequeños durante el embarazo no tienen ninguna complicación y la enfermedad es asintomática).

En mujeres con mioma uterino, los abortos espontáneos ocurren con más frecuencia.

  • aumento de la contractilidad uterina (el hecho es que cuando se destruyen los fibromas, se liberan prostaglandinas, sustancias fisiológicamente activas que causan una reducción de los músculos lisos, incluidos los músculos del útero),
  • trastornos circulatorios en el útero,
  • trastornos neuroendocrinos,
  • enfermedades infecciosas crónicas
  • Procesos que se manifiestan por el crecimiento de la mucosa uterina (hiperplasia, poliposis endometrial).

El segundo y tercer trimestre del embarazo con mioma.

Se cree que la presencia de fibromas aumenta el riesgo. aborto espontáneo y * parto prematuro **. Esto se asocia con una disminución del espacio libre para el bebé en el útero debido a los nódulos de mioma, así como a un aumento en la actividad contráctil del útero.

Como regla general, cuanto mayor sea el tamaño de los fibromas, mayor será la probabilidad de un parto prematuro. Nuevamente, la ubicación de los fibromas y la presencia de su contacto con la placenta es importante.

Los fibromas grandes tienen un cierto efecto sobre el crecimiento y el desarrollo del feto. Así, hay casos de nacimiento de niños con deformación del cráneo y la tortícolis, aparentemente debido a la presión de los fibromas. Las mujeres embarazadas con fibromas grandes con más frecuencia tienen bebés con bajo peso al nacer.

Periodo posparto, complicado por mioma.

Tanto las complicaciones postparto tempranas como tardías pueden asociarse con la presencia de fibromas.

Entre los primeros se incluye la hemorragia posparto asociada con la reducción del tono uterino, la adherencia estrecha y el incremento de placenta.

Por retraso: involución incompleta del útero (cuando el útero no se reduce al tamaño "original"), enfermedades infecciosas.

¿Cómo afecta el embarazo y el parto al mioma?

Para el desarrollo del embarazo, es necesaria una mayor formación de estrógeno y, en mayor medida, de la progesterona, que, como se explicó anteriormente, afectan significativamente el estado de los fibromas.

Además, además de las hormonales, durante el embarazo también se producen cambios puramente mecánicos: un aumento y estiramiento de la capa muscular del útero (miometrio), un aumento del flujo sanguíneo en la pared uterina. El impacto de estos cambios en un mioma existente depende de dónde se ubica y cómo se ubica, en qué medida “capturó” el útero.

Se cree que los fibromas durante el embarazo están creciendo, pero se cree que esto no es cierto, pero el crecimiento aparente asociado con el crecimiento del útero en general. Básicamente, se observa un ligero aumento en el tamaño de los fibromas en el primer y segundo trimestres, y en el tercero todos los fibromas se hacen más pequeños. En general, el crecimiento significativo de los fibromas durante el embarazo rara vez se observa y prácticamente no complica el curso del embarazo.

Más a menudo durante el embarazo hay otro fenómeno - el llamado degeneración (es decir, destrucción) fibromas. Quienes consideren que este fenómeno es un cambio positivo tendrán que decepcionarse: la destrucción de los fibromas se asocia con procesos muy desagradables: necrosis (muerte) de los fibromas, formación de edemas, quistes, sangrado, etc. La degeneración puede ocurrir en cualquier etapa del embarazo, así como en el período posparto; depende de la ubicación de los fibromas.

Las causas de la degeneración no son del todo claras: al parecer, tanto las hormonales (niveles elevados de progesterona) como los vasculares y mecánicos (trastornos circulatorios del tumor debido a la trombosis de los vasos sanguíneos que suministran el mioma) son probablemente importantes.

Los signos de la degeneración del mioma son los siguientes:

  • dolor en la zona del nódulo mioma,
  • aumentando el tono del útero,
  • aumento de temperatura
  • aumento en el número de leucocitos en la sangre,
  • aumento de la ESR (tasa de sedimentación globular).

El diagnóstico se confirma por ultrasonido.

Esta condición generalmente dura de una a dos semanas. En este momento, los médicos generalmente siguen una táctica conservadora, prescribiendo analgésicos y reposo en cama para el paciente. Si se produce dolor abdominal, el útero se eleva, el paciente se hospitaliza y se realiza un tratamiento adicional en el hospital.

El tratamiento quirúrgico se realiza muy raramente y solo de acuerdo con las indicaciones absolutas (fiebre alta, leucocitosis, deterioro de la afección, dolor agudo en el abdomen, sangrado uterino grave). A veces, una intervención quirúrgica mínima es suficiente y el embarazo se puede salvar. La cirugía lleva al aborto y al parto prematuro solo en los casos más graves.

En cuanto a los cambios que experimentan los miomas en los primeros meses después del nacimiento, son diversos e impredecibles. Los miomas, que han causado muchos problemas durante el embarazo, pueden no aparecer después del nacimiento o causar algún síntoma. A medida que el útero después del nacimiento experimenta un desarrollo inverso, la ubicación del fibroide a menudo cambia.

¿Cómo se trata el mioma?

El tratamiento conservador (no quirúrgico) de los fibromas consiste en inhibir el crecimiento del tumor. Los métodos específicos dependen de la causa de los fibromas y sus propiedades individuales. En el embarazo, la anemia por deficiencia de hierro a menudo contribuye al crecimiento y desarrollo de los fibroides; este es uno de los muchos argumentos a favor de la urgente necesidad de análisis de sangre sistemáticos durante el embarazo.

Como agentes terapéuticos y profilácticos para el mioma uterino, generalmente se prescriben preparaciones de hierro, dieta con proteínas, vitaminas B, ácido ascórbico y ácido fólico. También son importantes las vitaminas E y A, que tienen un efecto regulador en el sistema neuroendocrino en su conjunto y reducen la sensibilidad de los órganos genitales al estrógeno.

En pacientes con mioma uterino, a menudo hay una violación del metabolismo de las grasas (lípidos), que se expresa en una masa corporal aumentada. En tales casos, es necesario corregir el régimen alimenticio: limitar la ingesta de carbohidratos, reemplazar las grasas animales con grasas vegetales e incluir jugos de frutas y verduras en la dieta.

En el futuro, fuera del embarazo, los medicamentos hormonales se usan para tratar los fibromas: recetan medicamentos que contienen progesterona (como hemos dicho, reduce la capacidad de las células para dividirse, lo que inhibe el crecimiento del tumor).

Si el crecimiento de los fibromas uterinos no se puede detener, decida los métodos de tratamiento quirúrgico.

En conclusión, es necesario agregar que la prevención siempre es mejor que el tratamiento, y el tratamiento de cualquier enfermedad en una etapa temprana siempre es más efectivo que combatir una enfermedad desatendida, por lo tanto, si aparecen síntomas alarmantes, es necesario consultar a un ginecólogo lo antes posible.

Parto en mioma uterino

Un embarazo que ha surgido en el contexto de los fibromas uterinos puede ir acompañado de una serie de complicaciones y, al mismo tiempo, existe el riesgo de que se interrumpa durante todo el período. Sin embargo, si esto sucede, se produce un aborto espontáneo debido a un mal funcionamiento del endometrio y en las etapas iniciales. A veces, el aborto espontáneo se convierte en el lugar inconveniente de la unión del embrión (por ejemplo, el llamado cervical, en el área del cuello uterino, lo que hace que sea imposible llevar el feto). Cuando el mioma aumenta el riesgo de embarazo tubárico.

Cuando un tumor se localiza en el cuello uterino, su revelación indolora se produce incluso antes del inicio del parto, y en las primeras etapas puede causar un aborto espontáneo, y después de 22 semanas existe la amenaza de un nacimiento prematuro.

Complicaciones: la patología de la futura madre y el bebé.

Los fibromas uterinos conducen al desarrollo de tales consecuencias indeseables:

  • La amenaza de aborto involuntario que puede llevar a aborto involuntario en las primeras etapas o al nacimiento prematuro (después de 22 semanas),
  • Insuficiencia cervical. Ocurre cuando la presión del tumor en el cuello uterino. La faringe uterina no puede hacer frente a la carga, se revela antes de tiempo y se produce un aborto espontáneo
  • Insuficiencia placentaria cuando los fibromas se ubican cerca del sitio fetal o de múltiples nodos. Amenaza con la hipoxia crónica del feto y el retraso de su desarrollo físico,
  • Desprendimiento prematuro de la placenta con sangrado masivo. Un estado que amenaza la vida de una mujer y un niño.
  • Baja fijación de la placenta. Cuando se implanta debido a un tumor, el embrión no puede encontrar un lugar conveniente para sí mismo y está unido demasiado cerca de la faringe interna. Amenazado con sangrado y aborto involuntario,
  • Placenta previa: una condición en la cual el lugar fetal cierra la salida del útero. Las causas y consecuencias son similares al párrafo anterior. Es una indicación de cesárea,
  • Apretar al niño por el tumor y el desarrollo de deformidades (con grandes nodos submucosos),
  • Posición incorrecta del feto (oblicua o transversal), presentación pélvica como resultado de la deformación del útero con nódulo de mioma.
  • La compresión de las venas pélvicas y su trombosis (importante para los ganglios subserosos grandes).

El fibromioma no es la causa de un embarazo no evolutivo (regresivo), aunque puede aumentar el riesgo de que ocurra (en caso de malnutrición de los tejidos del útero).

Así es como se ve el embarazo cuando hay un gran nodo fibromatoso.

No solo el fibroide tiene un efecto negativo en el embarazo, también se nota la respuesta. El período de gestación tiene un efecto negativo en el estado del tumor, que amenaza con el desarrollo de complicaciones de la enfermedad:

  • Necrosis del ganglio. Чаще отмечается при интерстициальном расположении миомы и возникает в результате нарушения кровотока в миометрии,
  • Перекруту ножки опухоли при субсерозном расположении узла,
  • Быстрому росту миомы под влиянием прогестерона.

Las recomendaciones clínicas para obstetras y ginecólogos identifican a un grupo de mujeres con alto riesgo de desarrollar complicaciones:

  • Primer nacimiento después de 35 años.
  • Duración de la enfermedad de más de 5 años.
  • Nodos submucosos que deforman la cavidad uterina,
  • Tumores intersticiales de grandes tamaños (el valor inicial del útero - a partir de 10 semanas),
  • La ubicación de los fibromas en el cuello uterino,
  • El desarrollo de cambios secundarios, signos de necrosis,
  • La ubicación de la placenta en el nodo mioma,
  • Patología concomitante (ginecológica y extragenital),
  • Embarazo inducido.

Las posibilidades de un resultado favorable del embarazo en mujeres menores de 35 años sin enfermedades crónicas graves son muy altas, con miomas subserosos y tamaños de ganglios de hasta 5 cm.

Tácticas de manejo del embarazo en mioma uterino.

El embarazo en el fondo de los fibromas ocurre con complicaciones, pero esto no significa que todas las mujeres con esta patología sean enviadas para un aborto. Puede sacar al niño (si no hay contraindicaciones obvias), pero para ello debe seguir todas las recomendaciones del médico:

  • Regístrese para el embarazo tan pronto como sea posible (preferiblemente inmediatamente después de que la prueba muestre dos barras),
  • Para someterse a todos los exámenes de ultrasonido y otros exámenes a tiempo,
  • Controle su condición y consulte a un médico si tiene alguna queja.

El embarazo está contraindicado en tales situaciones:

  • Sospecha de tumor maligno.
  • El rápido crecimiento de los fibromas,
  • El desarrollo de complicaciones (necrosis, torcedura de las piernas),
  • Tromboflebitis de las venas pélvicas.

Después de los 40 años y en presencia de fibromas, no se recomienda mantener el embarazo.

Durante la gestación, se presta especial atención al tamaño de los nodos y su posible crecimiento. El control de una neoplasia se lleva a cabo con la ayuda de una ecografía en un período regulado:

  • 6-10 semanas
  • 12-14 semanas
  • 18-24 semanas
  • 32-34 semanas,
  • 38-40 semanas.

A partir de la semana 32, se muestra el CTG semanal (cardiotocografía) para evaluar los latidos cardíacos fetales y detectar oportunamente la hipoxia.

Con el mioma, el procedimiento semanal para la cardiotocografía es obligatorio, a partir de la semana 32 de embarazo.

Con el desarrollo de complicaciones, una mujer es hospitalizada en un hospital, donde se le proporciona toda la ayuda necesaria con respecto al período de gestación.

Para la prevención de la insuficiencia placentaria y la hipoxia del feto se pueden prescribir fondos que mejoran el flujo sanguíneo uterino. Según el testimonio aplicado de tocólisis y antiespasmódicos. Los medicamentos hormonales tempranos (Duphaston, Utrogestan) se prescriben con precaución, porque existe un riesgo de rápido crecimiento del ganglio.

No se realiza tratamiento conservador de los fibromas uterinos durante el embarazo. Se observa una mujer, pero no se prescriben hormonas. La intervención quirúrgica (miomectomía) es posible de acuerdo con indicaciones estrictas:

  • Necrosis del ganglio y aparición de los síntomas correspondientes.
  • La compresión de los órganos pélvicos y el dolor intenso,
  • Amenazó o comenzó un aborto espontáneo cuando es imposible curar el útero (con la ubicación cervical del nódulo),
  • Los fibromas gigantes y la falta de perspectivas para llevar un feto.

La miomectomía se realiza habitualmente en 16-19 semanas. Con el desarrollo de condiciones agudas, la operación es posible en cualquier momento.

¿Cuál es la mejor manera de dar a luz?

La entrega a través del canal de parto es posible bajo las siguientes condiciones:

  • Embarazo a término (a partir de las 37 semanas),
  • Tamaño normal de la pelvis
  • El tamaño del nódulo de mioma es de hasta 5 cm,
  • La ubicación exitosa del tumor (no bloquea la salida del útero).

En opinión de las mujeres que se han sometido a un embarazo con mioma, se puede decir: los nudos pequeños por lo general no evitan que el feto prospere y no interfieren con el parto natural. Es más fácil quedar embarazada con un tumor subseroso: el parto llega a tiempo sin complicaciones, el período posparto, sin características.

El parto en mujeres con mioma uterino se complica por la ruptura prematura del agua, el desprendimiento de la placenta y el sangrado. Muy a menudo hay una debilidad del parto como resultado de cambios en la estructura del miometrio. Con el desarrollo de complicaciones, está indicada la cesárea de emergencia. Durante la cirugía, la miomectomía a menudo se realiza después de la extracción fetal. En casos especiales, se muestra extirpación del útero.

Indicaciones para cesárea electiva:

  • Fibromioma de más de 5 cm de diámetro.
  • Un gran número de nodos intersticiales,
  • Cicatriz uterina después de la miomectomía conservadora,
  • Localización del nódulo que impide el progreso normal del feto a través del canal de parto (en el cuello uterino, con deformación de la cavidad).
  • Sospecha de malignidad,
  • Complicaciones por parte del feto y la condición que amenaza su vida.

La elección final del método de parto se lleva a cabo después de un examen completo de la mujer y la evaluación del feto.

Muchas mujeres en presencia de fibromas están tratando de elegir un médico competente que ayude a engendrar y dar a luz a un niño sano. Cada vez más, los pacientes acuden a clínicas privadas. Vale la pena señalar que el precio del manejo del embarazo para el mioma se incrementará debido a exámenes adicionales. El costo promedio de observación de un ginecólogo para el mioma desde el registro hasta el parto es de 80 mil rublos en Moscú y de 60 mil rublos en las regiones.

¿Pueden los fibromas uterinos causar infertilidad?

Como regla general, el mioma uterino no debe considerarse un obstáculo o una amenaza si una mujer desea quedar embarazada. Hay muchos casos en los que las mujeres estaban embarazadas con éxito con un diagnóstico de este tipo y dieron a luz a bebés sanos con dicho diagnóstico.

Sin embargo, hay casos en los que los fibromas aún pueden aumentar el riesgo de infertilidad. Las causas de este fenómeno no han sido estudiadas a fondo. Pero, si está firmemente comprometido en el tratamiento de los fibromas uterinos, la probabilidad de que una mujer quede embarazada en el futuro aumenta significativamente.

¿Qué pasa si una mujer tiene fibromas uterinos y quiere quedar embarazada?

En primer lugar, una mujer debe hacer una ecografía del útero y mostrarle los resultados a un especialista. Si una mujer está planeando un embarazo, en esta situación es muy importante entender exactamente dónde están los fibromas, qué tamaño tiene, si la mujer todavía tiene fibromas.

El tipo y la ubicación de los fibromas en el útero se consideran factores decisivos que pueden afectar el embarazo y el parto. La presencia de fibromas subserosos o intramurales no afectará la concepción del bebé y la finalización exitosa del embarazo. Si bien la presencia de fibromas submucosos (submucosos) se considera una enfermedad bastante peligrosa, que puede ser la causa principal de la infertilidad o el aborto espontáneo.

El tamaño de los fibromas uterinos también se considera importante. Para que el embarazo tenga éxito y la mujer dé a luz a un bebé sano, el fibroma no debe deformar la cavidad uterina, es decir, cambiar su forma original.

¿Qué hacer: tratar los fibromas uterinos y solo luego planificar un embarazo o viceversa?

En la mayoría de los casos, una mujer puede quedar embarazada fácilmente si tiene fibromas uterinos. Y la mayoría de las veces esto sucede por sí solo y la mujer no necesita un tratamiento especial o la ayuda de especialistas. Pero vale la pena señalar que una mujer debe quedar embarazada dentro de un año. Si esto no sucede, debe consultar a un especialista y, lo más probable, le recetarán un tratamiento eficaz para los fibromas uterinos. Cuanto mayor es la mujer, más corto es el intervalo de tiempo permitido para la concepción. Por ejemplo, si una mujer ya ha cumplido 35 años y más, el período de tiempo se reduce a seis meses.

Si una mujer ha tenido abortos espontáneos o fibromas uterinos un par de veces seguidas y no permite que los espermatozoides entren al útero o las trompas de Falopio, ella necesita tratamiento para los fibromas uterinos. Sin ella, una mujer no tiene posibilidad de concebir un hijo.

¿Cómo tratar la infertilidad con mioma uterino?

Si el mioma se ha convertido en la causa principal de infertilidad en una mujer y la mujer no ha podido concebir un hijo durante un año, entonces necesita tratamiento para los fibromas uterinos. La terapia se prescribe dependiendo del tipo y tamaño de los fibromas. Se puede encontrar más información sobre el proceso de tratamiento y los métodos efectivos para eliminar los fibromas en el artículo: tratamiento de los fibromas uterinos, medicamentos o cirugía (cirugía).

¿Pueden los fibromas uterinos aumentar de tamaño durante el embarazo?

En la mayoría de los casos, los fibromas conservan su tamaño normal y solo en un 20-30% de los casos puede aumentar. El crecimiento de los fibromas se produce en el primer trimestre del embarazo. El aumento es insignificante: el mioma crece solo en un 6-12%. Pero hay casos en que el mioma crece en un 25% o incluso más. En estos casos, la mujer necesitará terapia urgente. Como regla general, durante el tercer trimestre y después de la finalización del embarazo, el fibroide comienza a disminuir.

¿Existe un riesgo de aborto espontáneo para el mioma uterino?

La probabilidad de que una mujer tenga un aborto espontáneo o el embarazo se congele se duplicará si a una mujer se le diagnostica un fibroide.

En este caso, el tamaño no importa. La cantidad de fibromas es muy importante. Si el mioma es uno, entonces la probabilidad de aborto involuntario es menor que si una mujer tiene un par de nódulos miomatosos.

También es muy importante cómo se ubican estos nodos. La probabilidad de un aborto espontáneo aumenta si el fibroide está en el útero, debajo de la membrana mucosa (fibroide submucoso). Si el fibroma está localizado en la parte inferior del útero (fibroma intramural o subseroso), el riesgo es menor.

Además, las mujeres con fibromas pueden aparecer con sangre.

¿Los fibromas uterinos son peligrosos para un niño?

En la mayoría de los casos, los fibromas no afectan el desarrollo del bebé. Pero hay casos en que los fibromas pueden desencadenar la aparición de algunas desviaciones.

El mioma puede ejercer presión sobre algunas partes del cuerpo del bebé y puede deformar el cráneo, los brazos y las piernas del bebé. Sin embargo, estos casos son extremadamente raros y se consideran una excepción a la regla.

Lo que debe saber sobre el mioma uterino, si una mujer está embarazada

La aparición de dolor en el útero se considera una de las manifestaciones y complicaciones de los fibromas durante el embarazo. Básicamente, el dolor se produce durante el segundo y tercer trimestre, cuando se interrumpe el suministro de sangre al nódulo de mioma.

Durante el embarazo, el mioma recibe menos sangre. Esto causa hemorragias en el nódulo de mioma, después de lo cual las células de los fibromas mueren. Este fenómeno se llama "degeneración roja". Esto ocurre con mayor frecuencia con los fibromas, cuyo tamaño es de cinco centímetros o más.

Si durante el embarazo una mujer tenía dolores similares en la parte baja del abdomen, debe consultar a un especialista. Para aclarar la situación, una mujer debe hacer una ecografía para determinar el grado de transformación de los fibromas. La terapia dependerá de los resultados del ultrasonido.

La mayoría de las veces, un especialista recomienda a una mujer que se adhiera al reposo en cama y tome muchos líquidos, así como antiinflamatorios y analgésicos no esteroideos.

Si el dolor es muy fuerte, entonces la mujer es hospitalizada. Para reducir el dolor, las mujeres suelen tener anestesia epidural.

Si el fibroide se convierte en una amenaza para la vida de la madre y el niño, la mujer extirpará el mioma. Vale la pena señalar que la operación en sí también puede ser arriesgada. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los expertos salvan a la madre y al bebé. Si a la mujer se le extrajo el mioma durante el embarazo, el parto se realizará con una cesárea.

Los fibromas uterinos y el parto

En la mayoría de los casos, las mujeres diagnosticadas con fibromas uterinos dan a luz a tiempo y terminan con éxito.

Pero no olvide algunas de las complicaciones que una mujer puede enfrentar:

1 la probabilidad de que una mujer embarazada con mioma dé a luz aumente prematuramente (hasta 37 semanas),

2 la probabilidad de que ocurra un desprendimiento de placenta, si el fibroma se encuentra en el lugar de su apego, aumenta 3 veces,

3 la probabilidad de placenta previa es mayor en mujeres embarazadas con mioma,

4 la probabilidad de que el bebé se acueste mal (a través del útero o del botín hacia abajo, y no de la cabeza) aumenta en las mujeres con mioma.

¿Cuál es mejor: cesárea o parto vaginal?

La presencia de fibromas uterinos, incluso si es bastante grande, no se considera un signo de que una mujer deba realizarse una cesárea.

Si el embarazo avanza normalmente, la madre y el bebé se sienten bien y el especialista no notó ninguna patología en el bebé y él se encuentra en una posición normal, entonces la mujer puede tener un bebé sola.

La necesidad de una cesárea planificada aparece si un especialista ha detectado una patología en un bebé o una placenta previa, si el fibroma no está solo o está en el segmento cervical del útero y puede convertirse en un obstáculo para el paso normal del niño a través del canal de parto.

Además, un especialista recomendaría una cesárea a una mujer si la última vez que una mujer dio a luz con una cesárea o la extirparon con un mioma, después de lo cual quedaron cicatrices en el útero.

Las estadísticas muestran que las mujeres con un diagnóstico de fibromas uterinos se someten a cesárea con más frecuencia que las mujeres sanas que no tienen fibromas.

¿Qué puede pasar con el mioma uterino después de que termina el embarazo?

En la mayoría de los casos, una mujer no tiene ninguna complicación después del parto. Sin embargo, en casos raros, una mujer puede observar un sangrado posparto o una placenta tardía. Tal condición es bastante simple de curar. Después de la finalización del embarazo, el fibroide generalmente adquiere su tamaño original.

Muy a menudo, los ginecólogos se enfrentan a una pregunta de las mujeres embarazadas sobre si los fibromas uterinos son peligrosos durante el embarazo. En la mayoría de los casos, el problema de la combinación de la enfermedad de los fibromas uterinos y el embarazo de una mujer pasa sin complicaciones. Pero hay una serie de casos en los que esta combinación puede conducir a la formación de la pérdida del embarazo en sí. Y en el caso del desarrollo de un curso más complicado de los fibromas uterinos y el embarazo, la mujer también puede extirpar el útero en sí. Este problema aparece en el caso de la formación de un sitio tumoral demasiado grande, en el caso de cicatrización, que se forma después de la miomectomía, en el caso de un mal funcionamiento del sitio. Un desequilibrio hormonal (desequilibrio hormonal), la aparición de anexitis o lesión en el revestimiento uterino también puede causar este problema.

Posibles patologías (complicaciones) en el mioma uterino y el embarazo.

A menudo las mujeres no saben qué tipo de trastornos en el desarrollo de los fibromas uterinos y al mismo tiempo el embarazo causan complicaciones. Inmediatamente debe notarse que la mayoría de todos los tipos de complicaciones ocurren en mujeres mayores de 30 años. El riesgo de desarrollar patologías también puede aparecer cuando una mujer tiene venas varicosas en las venas pélvicas, en el caso de cambios miomatosos pronunciados, en caso de necrosis, edema, los problemas pueden comenzar debido a la distrofia del foco miomatoso. El riesgo de desarrollar complicaciones con el desarrollo simultáneo del embarazo y los fibromas uterinos también aparece cuando los ganglios están ubicados en las regiones cervical e intermuscular o cervical.

Las complicaciones durante el embarazo y el parto en el mioma uterino pueden detectarse como resultado de la ubicación de la placenta sobre el nódulo y si el tamaño de la lesión más grande alcanza los 7-9 cm.

¿Qué pueden ser las complicaciones durante el embarazo debido a los fibromas uterinos?

El parto problemático en el mioma uterino puede llevar a las consecuencias más indeseables, entre las que se incluyen el parto prematuro y el aborto espontáneo. La anemia, la preeclampsia, la trombosis venosa pélvica, la agravación (aceleración) del crecimiento tumoral en el mioma uterino, la insuficiencia placentaria, el desprendimiento prematuro de la placenta y muchos otros problemas pueden ser complicaciones en el mioma uterino.

Si el médico le dice a la mujer que tiene un alto riesgo de desarrollar fibromas uterinos y embarazo, según las estadísticas, aproximadamente la mitad de los casos de una mujer puede tener un aborto espontáneo, y cada cuarta mujer tiene un parto prematuro.

En cuyo caso, los médicos pueden prescribir un tratamiento quirúrgico (operatorio) de los fibromas uterinos durante el embarazo.

Para la intervención quirúrgica, el uso del tratamiento quirúrgico de los fibromas uterinos durante el embarazo, los médicos recurren a casos en los que el paciente tiene peritonitis, rotura de la cápsula de los nódulos, peritonitis. Además, la intervención quirúrgica está indicada en los casos en que una mujer tiene un proceso de encarcelamiento uterino en la cavidad pélvica. El médico prescribe la cirugía necesaria en caso de embarazo de la mujer y la agravación del desarrollo de los fibromas uterinos en el caso de que a la mujer se le diagnostique un tumor maligno, los fibromas del útero se convierten en cáncer uterino.

¿Es posible cortar el mioma durante la cesárea?

Según la mayoría de los expertos, esta operación se considera bastante peligrosa, ya que como resultado, se puede abrir una hemorragia grave. Es por eso que no es deseable extirpar el mioma durante dicha operación.

El especialista puede llevar a cabo la extracción de los fibromas solo en algunos casos donde sea extremadamente necesario. Por ejemplo, si, debido a los fibromas, un especialista no puede imponer suturas en el útero o la extirpación de los fibromas no tendrá ninguna consecuencia (por ejemplo, si se extrae un fibroma subseroso del pedículo).

¿Cuándo se realiza una cesárea en el mioma uterino y el embarazo?

Después de que termina el parto, en la mayoría de los casos que ocurren, el crecimiento de los fibromas uterinos comienza a disminuir o el proceso completo del desarrollo posterior de los fibromas uterinos ocurre. Pero hay una serie de casos en los que puede ser necesaria una extracción completa del útero durante una cesárea.

Кесарево сечение делают во время проблемных родов при миоме матки в тех случаях, когда наблюдается тазовое предложение плода, в случае диагностирования некроза, в случае диагностирования рубца на матке, если врачи обнаружили злокачественное образование (рак) матки. Si una mujer encuentra nodos muy grandes o nodos muy grandes, los médicos pueden usar una cesárea. Además, esta operación debe realizarse en los casos en que los nódulos de los fibromas uterinos interfieran con el progreso del feto.

También hay una serie de situaciones en las que, junto con una cesárea, se extrae una mujer del útero durante el mioma. Esto sucede a menudo si aparecen numerosas lesiones en el mioma uterino en una mujer mayor de 40 años. La cesárea y la extracción del útero durante el parto se pueden usar si hay necrosis del nódulo en el grosor del miometrio. Tal operación puede ser necesaria en caso de que se encuentren los nodos conectivos o submucosos.

¿Es posible el embarazo?

El embarazo es un evento importante en la vida de las mujeres, cuando se planifica, debe eliminar todas las enfermedades que pueden afectar la condición del feto y empeorar su curso. Los fibromas uterinos se detectan en el 80% de las mujeres en edad reproductiva. Los fibromas de tamaño pequeño durante el embarazo pueden ocurrir debido a varias razones.

Las mujeres que no dieron a luz antes o que tienen un pequeño número de embarazos son las más susceptibles al desarrollo. Además, los expertos asocian el desarrollo de la enfermedad con las lesiones del tejido uterino obtenidas durante el curetaje, los procedimientos quirúrgicos y los abortos. El riesgo de formación de ganglios miomatosos aumenta debido a enfermedades infecciosas y predisposición hereditaria.

Las nuevas ideas sobre esta patología, que se han confirmado en el curso de numerosos estudios, han permitido a los especialistas desarrollar métodos efectivos de diagnóstico y terapia de preservación de órganos. Durante mucho tiempo, los especialistas creyeron que el tumor era hormonal-dependiente, como resultado de lo cual se usaron los agentes que causan la progresión de la enfermedad. En el tratamiento de la mayoría de las pacientes, se extrajo el útero, después de lo cual las mujeres no pudieron experimentar la alegría de la maternidad.

Existe la creencia generalizada de que los fibromas uterinos subserosos y el embarazo son incompatibles, ya que el tumor puede interferir con el inicio de la concepción. Sin embargo, los nodos subserosos rara vez causan infertilidad. Hay discusiones activas entre los expertos sobre la relación entre la infertilidad y los fibromas. Lo más razonable es la opinión de que la infertilidad no se produce tanto por los fibromas, con una enfermedad determinada, sus causas son:

  • obstrucción de las trompas de Falopio,
  • desequilibrio hormonal,
  • insuficiencia de la fase amarilla del cuerpo del ciclo menstrual,
  • Daño endometrial.

Con una combinación de ciertos factores, una consecuencia peligrosa de la miomatosis es que el embarazo con mioma y la endometriosis puede terminar repentinamente. Los médicos-ginecólogos recomiendan que los pacientes antes del inicio de la concepción realicen el tratamiento de los ganglios, independientemente de su tamaño, para eliminar la posibilidad de consecuencias negativas de la enfermedad.

Si el tumor se diagnostica en la etapa en que la mujer está planeando un embarazo, es necesario curar la enfermedad por adelantado, lo que puede causar complicaciones. Para el tratamiento de los fibromas, se recomienda ponerse en contacto con las clínicas de tratamiento de fibroides, cuyos especialistas utilizan métodos sólidos y generalmente aceptados.

En las primeras etapas del desarrollo de un tumor benigno, la paciente está bajo la supervisión de especialistas, está designada para recibir medicamentos modernos, cuya carga en el cuerpo se reduce. Si se detecta un fibroma grande y no se produce el embarazo, se realiza la extirpación quirúrgica del ganglio.

Una alternativa a la intervención quirúrgica es la embolización de la arteria uterina, que no requiere un largo período de rehabilitación. El procedimiento no afecta negativamente a los órganos del sistema reproductor, por lo tanto, después de la embolización, la paciente queda embarazada y da a luz a niños sanos.

El método EMA cumple con las normas internacionales de medicina. El procedimiento se lleva a cabo en condiciones cómodas en un quirófano especial. Para llevar a cabo la embolización, se requieren conocimientos y habilidades especiales que poseen los cirujanos endovasculares. Este método le permite tratar con éxito nodos de mioma simples y múltiples.

Cambios en el útero durante el embarazo.

En el cuerpo de una mujer durante el embarazo hay cambios importantes que le permiten tener un bebé. Los cambios más significativos en este período se producen en el útero. El embarazo con mioma uterino de tamaño pequeño puede desarrollarse sin complicaciones, en algunos casos, el empeoramiento de la condición de la mujer y la amenaza para el bebé, se debe a las características anatómicas y al desarrollo de la enfermedad.

La estructura del útero.

El desarrollo fetal ocurre en la cavidad uterina, ya que tiene una estructura que asegura el mantenimiento del embarazo. La peculiaridad del órgano reproductor es su capacidad para aumentar de tamaño y buena capacidad de estiramiento, después de dar a luz, el útero vuelve a su estado original después de unas pocas semanas. Los múltiples fibromas uterinos y el embarazo se combinan con el hecho de que una mujer tiene un aumento en el tamaño del útero, cuya causa está determinada por los ginecólogos.

El útero consta de tres partes: el cuerpo del órgano, el cuello y el istmo. La parte inferior del útero es la parte más alta del cuerpo. Durante los exámenes ginecológicos, el ginecólogo controla la ubicación del útero, este indicador le permite identificar posibles patologías del embarazo. La forma de pera del útero asegura que el feto acepte la posición correcta durante el embarazo y el parto.

Las paredes uterinas están formadas por tres capas:

  • El endometrio es una membrana mucosa que recubre la cavidad uterina desde el interior. Cuando se produce el embarazo, el engrosamiento de la concha,
  • Miometrio o capa muscular, que en ausencia de patologías se encuentra en un estado relajado. En el proceso de parto, comienza a declinar rápidamente. El aumento del tono uterino durante el embarazo puede ser un trastorno peligroso que se produce durante el estrés, los procesos inflamatorios, el subdesarrollo del útero y el desequilibrio hormonal.
  • La membrana serosa o la perimetría cubre una gran parte del útero.

Al planificar un embarazo, una mujer debe prestar especial atención a la salud reproductiva, cuyo estado es determinado por el ginecólogo durante el examen. Durante el diagnóstico, se puede detectar mioma subseroso y embarazo. Muchas mujeres pueden no estar conscientes del desarrollo de la enfermedad durante mucho tiempo, ya que en las etapas iniciales pueden estar ausentes los síntomas de la patología.

Transformaciones durante el embarazo.

El mioma de 3 cm y el embarazo en la etapa inicial pueden desarrollarse asintomáticamente, el deterioro de la condición y la ausencia de menstruación durante las etapas tempranas del proceso de formación del feto. Los cambios en los órganos reproductivos son notados por el ginecólogo durante el examen. Estas transformaciones pueden no ser visibles para las mujeres, ya que ocurren gradualmente.

Un aumento notable en el útero ocurre en la quinta semana de embarazo, y el órgano también adquiere una forma esférica. En la etapa inicial del embarazo, el tejido uterino se ablanda. Un aumento en el tamaño del útero en el primer trimestre es insignificante. Un aumento en la circunferencia abdominal puede causar fibromas subserosos y el embarazo, un ginecólogo experimentado podrá determinar la causa de los cambios.

Durante la implantación del óvulo, una mujer puede desarrollar una hemorragia que no tenga síndrome de dolor. Este síntoma puede ocurrir cuando se desarrolla un fibroma de 5 cm en el útero durante el embarazo, la mujer debe comunicarse de inmediato con el médico a cargo, ya que la descarga puede indicar un aborto espontáneo inicial.

Preparacion para el embarazo

La preparación para el embarazo es una tarea crucial, en la implementación de la cual la mujer necesita la ayuda de un ginecólogo con experiencia. Cuando una mujer se dirige a una institución médica sobre este tema, se realiza un diagnóstico integral y se identifican los problemas que afectan la salud reproductiva.

La miomatosis es una enfermedad común que se detecta en pacientes que no han dado a luz a un paciente o en mujeres que tienen un pequeño número de embarazos. El mioma durante el embarazo puede causar complicaciones o provocar un aborto espontáneo, por lo que, independientemente de sus complicaciones y tamaño, se administra el tratamiento. Si el tumor se diagnostica en un momento en que la mujer está llevando al niño, el médico puede realizar una cesárea y extraer el fibroma al mismo tiempo.

Una mujer embarazada debe someterse a exámenes regulares y visitar a un ginecólogo que pueda identificar posibles irregularidades y preservar el feto. La medicina moderna tiene métodos seguros para restaurar la salud reproductiva. Cada paciente puede recibir una consulta preliminar por correo electrónico y visitar a un especialista en un horario conveniente.

El efecto de los fibromas durante el embarazo.

Toda mujer que se esté preparando para el nacimiento de un niño debe estar atenta a su bienestar, si se desarrolla un embarazo con un gran mioma uterino. El mioma no es un obstáculo para el nacimiento de un bebé sano, pero puede complicar el curso del embarazo.

Las principales causas de problemas con la fertilización, el aborto espontáneo y el desarrollo de complicaciones del mioma son:

  • el tumor cierra la entrada a las trompas de Falopio, de modo que el esperma no puede fertilizar el óvulo,
  • deformidad cervical tumores benignos,
  • Enfermedades endometriales causadas por fibromas múltiples,
  • La deformación del útero y una disminución de su tamaño pueden causar fibromas de 8 cm, y el embarazo se puede interrumpir.

Si se produjo la concepción de esta enfermedad, pueden presentarse complicaciones en cualquier trimestre, por lo que una mujer debe visitar regularmente a un ginecólogo.

Embarazo con mioma uterino de pequeño tamaño.

Si a una mujer se le diagnostica fibromas uterinos de 6 cm y no se presentan manifestaciones menos intensas de la enfermedad, y en la mayoría de los casos el embarazo es sin complicaciones. El crecimiento de pequeños nodos en este período se detiene. Sin embargo, algunas mujeres que tienen crecimientos benignos en el útero pueden experimentar un leve dolor acompañado de náuseas. Las sensaciones dolorosas son características del primer y segundo trimestres.

Embarazo con mioma uterino de gran tamaño.

La cuestión de la influencia de las formaciones de mioma durante el embarazo no está completamente desarrollada. Sin embargo, los expertos han identificado posibles complicaciones que se desarrollan cuando se lleva a un niño en el contexto de la miomatosis.

Las principales condiciones de embarazo para el mioma son:

  • se observa una alta probabilidad de nacimiento hasta 37 semanas con múltiples nodos o la proximidad del tumor a la placenta,
  • abortos involuntarios en mioma submucoso,
  • desprendimiento de la placenta y sangrado,
  • deformación de la cavidad uterina, como resultado de lo cual el feto está ubicado incorrectamente,
  • La cesárea se realiza con bastante frecuencia en mujeres con miomas. Sin embargo, el mimo uterino no se encuentra entre las indicaciones para esta operación,
  • la debilidad durante el parto y el sangrado posparto ocurren en mujeres con miomatosis muy raramente. Los datos sobre estas complicaciones son considerados altamente controvertidos por especialistas altamente calificados.

Embarazo con mioma uterino de pequeño tamaño rara vez acompañado de complicaciones. Como resultado de los cambios hormonales en el cuerpo, puede ocurrir un crecimiento del nudo.

Síntomas de la enfermedad durante el embarazo.

Los tumores benignos en el útero pueden desarrollarse sin síntomas o tener signos pronunciados. Se observan manifestaciones desagradables de la enfermedad en el 30% de los pacientes. A menudo la enfermedad se detecta durante una inspección de rutina. Las mujeres que rara vez visitan a un ginecólogo pueden desarrollar fibromas de 10 cm, y el embarazo en este caso no ocurrirá o estará acompañado de complicaciones graves.

En el mundo moderno, puede hacer una cita por teléfono y visitar la clínica a una hora conveniente. El éxito del tratamiento en la miomatosis depende de la adecuación de las medidas terapéuticas y su puntualidad. En el embarazo, complicado por esta enfermedad, hay situaciones en las que los pacientes necesitan atención de emergencia, que es proporcionada por expertos de las mejores clínicas.

Si hay signos de fibromas, es necesario consultar a un ginecólogo para un examen y determinar las posibles formas de tratamiento. Durante el embarazo, la enfermedad se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Micción frecuente, alteración de la defecación. Estos signos aparecen durante el embarazo con crecimiento fetal, pero la causa de su desarrollo puede ser la presión del tumor en la vejiga y el recto,
  • trastornos intestinales
  • sudoración excesiva
  • dolor en la vagina, en la parte inferior del abdomen,
  • un aumento en el volumen del abdomen en el embarazo temprano,
  • Secreción vaginal con olor desagradable.
  • dolores de cabeza y mareos,
  • desmayo
  • presión arterial baja
  • palpitaciones del corazon
  • piel pálida
  • alta fatiga

Estos signos pueden confundirse con una mujer con manifestaciones de embarazo. Sin embargo, si no se siente bien, debe comunicarse de inmediato con una institución médica para recibir atención de calidad. Si se desarrollan fibromas uterinos, los síntomas durante el embarazo dependen del tipo de tumor, su ubicación, tamaño y características individuales del organismo.

Embarazo con múltiples fibromas grandes

Numerosas formaciones de mioma tienen un impacto negativo, tanto en el inicio del embarazo como en el proceso de tener un hijo. Los síntomas de la miomatosis múltiple y el comportamiento de los nodos son diferentes. Los principales síntomas de la enfermedad son el dolor y el flujo vaginal, y la progresión de la enfermedad empeora el estado general del paciente.

Si se han identificado múltiples fibromas uterinos y el embarazo, a menudo se debe examinar a la mujer. El calor y el dolor intenso ocurren raramente durante el embarazo, estos síntomas pueden indicar una torsión de la pierna y la muerte del nódulo, lo que representa un grave peligro para el feto.

El tratamiento de múltiples nodos requiere un enfoque integrado, cuya aplicación es imposible para las mujeres embarazadas. La embolización de las arterias uterinas es altamente efectiva. Este procedimiento le permite reducir el tamaño de todos los nodos y eliminar la posibilidad de recaída. El impacto positivo del procedimiento es observado por los pacientes y los cirujanos endovasculares en las primeras horas después de su implementación, luego los síntomas y el tamaño de las formaciones disminuyen gradualmente.

Riesgos para la madre y el feto.

Los fibromas uterinos de 9 cm durante el embarazo son un peligro para el feto y la madre. Los tumores grandes antes de planificar el embarazo se eliminan mediante diversos métodos, ya que pueden causar un aborto espontáneo y también prevenir el inicio del embarazo. Si la concepción se produce en esta patología, entonces hay un serio obstáculo para el parto normal, que se elimina utilizando varios métodos de la medicina moderna.

Nódulo miomatoso en el primer trimestre del embarazo.

Muchos pacientes recurren a los ginecólogos con la pregunta de si es posible el embarazo con mioma múltiple y nódulos grandes. En este caso, la concepción es posible, pero si ha ocurrido en una mujer con un tumor en el útero, entonces ella debe ponerse en contacto con un especialista para un examen y consulta. La necesidad de un diagnóstico completo es que el tumor deforma la cavidad uterina, viola el tejido y el suministro de sangre al área afectada.

En el primer trimestre del embarazo, las hormonas cambian, lo que puede provocar un rápido crecimiento de un tumor benigno. Al final del primer período, el crecimiento de los nodos cesa. Si el proceso patológico continúa progresando, se realiza una terapia compleja, cuya selección de componentes tiene en cuenta su grado de impacto negativo en el feto.

Al colocar la placenta cerca del nódulo de mioma en el primer trimestre, la probabilidad de aborto es alta. Además, la enfermedad afecta de manera adversa el estado general de la futura madre, ya que está experimentando fatiga excesiva, pesadez en la espalda baja, el dolor es posible.

La extracción de los fibromas durante el embarazo se lleva a cabo en casos excepcionales, por ejemplo, durante la cesárea. En el primer trimestre, el paciente puede recibir terapia con medicamentos para eliminar los síntomas y detener el crecimiento de los nódulos.

Características del curso de la enfermedad en el segundo trimestre del embarazo.

En el segundo trimestre, un tumor en el útero puede causar un desarrollo fetal anormal. Los nodos grandes aprietan al feto, lo que da lugar a violaciones de la columna vertebral. Además, la ingesta de nutrientes disminuye a medida que las neoplasias absorben sustancias en la sangre.

Con la miomatosis, es probable que el feto desarrolle ciertos trastornos:

  • deformidades craneales
  • curvatura de la columna vertebral, en particular, la columna cervical,
  • violación de la estructura de las extremidades,
  • aumento de la presión intracraneal
  • peso reducido del niño
  • Alteraciones en el desarrollo mental.

Los riesgos para la madre durante el embarazo en el contexto de los fibromas son que puede ocurrir un sangrado uterino y un desprendimiento de placenta. Редкой разновидностью опухоли является кальцинированная миома и беременность может также при данной форме успешно развиваться.

Los expertos consideran que la muerte del nódulo en ausencia de embarazo es un resultado favorable de la enfermedad; sin embargo, cuando se produce un embarazo, puede ser un peligro grave tanto para el bebé como para la madre.

Fibromas uterinos durante el embarazo: el tercer trimestre

El tercer trimestre del embarazo se caracteriza por el desarrollo intensivo del niño. Con mioma durante este período, el feto puede asumir una posición anormal debido a un tumor grande en el útero. El riesgo de parto prematuro en el tercer trimestre es extremadamente alto, por lo que es imprescindible el control con un médico.

Muchos pacientes se someten a una cesárea para el mioma uterino, durante el cual se extirpan los tumores. Este procedimiento es en algunos casos excesivo, ya que el tratamiento de la enfermedad después del parto es posible por embolización de las arterias uterinas. Durante el procedimiento, los grandes vasos sanguíneos que abastecen al tumor se bloquean, mientras que el órgano recibe sangre a través de la red desarrollada de vasos. Gradualmente, el tamaño de la formación disminuye, durante el año en que el tumor es reemplazado por un tejido conectivo seguro, por lo que las recaídas se excluyen por completo.

Mioma durante el embarazo y el parto

Con el desarrollo de los fibromas en el útero durante el embarazo y el parto puede ser complicado. Las complicaciones comunes durante el embarazo con miomatosis son:

  • morir de nodos
  • descarga retardada de agua,
  • actividad contráctil uterina alterada,
  • sangrado uterino.

La embolización oportuna de las arterias uterinas ayuda a prevenir consecuencias negativas. Este procedimiento no tiene contraindicaciones, ya que su uso utiliza un fármaco hipoalergénico.

Cuando se aplica una mujer embarazada que desarrolla fibromas, el ginecólogo realiza un examen, cuyos resultados son necesarios para desarrollar tácticas de tratamiento y mantener el embarazo. Al elegir los métodos más óptimos, la edad del paciente, el tamaño y la dirección de crecimiento de los tumores, se tiene en cuenta su número.

Mantener el parto en esta enfermedad es una tarea difícil. En el parto, la capacidad del útero para las contracciones puede disminuir considerablemente debido al desarrollo de un gran tumor benigno. La ubicación del ganglio en el cuello uterino impide que el niño pase por el canal del parto y, para eliminar este problema, se recetan fibromas durante la cesárea.

Eliminación de fibromas durante el embarazo.

Cuando se lleva a un bebé, no se realiza un tratamiento intensivo de las formaciones miomatosas, ya que existe una alta probabilidad de aborto espontáneo, ruptura del órgano o nacimiento prematuro. Para reducir las manifestaciones de la enfermedad, los médicos pueden ser recetados por el médico de cabecera, que tiene un efecto débil que reduce el dolor y otros síntomas.

Un factor importante que afecta el desarrollo del feto, es el estado psicológico de la madre. Especialistas altamente calificados durante la interacción con el paciente la ayudan a superar la ansiedad asociada con el parto y la enfermedad, así como a enseñar técnicas de autorregulación en situaciones de estrés.

La eliminación de los fibromas en la cesárea se considera ginecólogos como la mejor forma de parto. Con esta combinación de intervenciones quirúrgicas, la probabilidad de complicaciones y la necesidad de rehabilitación a largo plazo es alta.

La miomectomía es una cirugía que ahorra órganos, sin embargo, cuando se elimina la hinchazón de esta manera, los pacientes tienen recaídas. Se recomienda la intervención quirúrgica cuando se planifica un embarazo para que un tumor en el órgano genital no cause complicaciones cuando se lleva a un niño.

En las clínicas modernas, los cirujanos endovasculares realizan una embolización de la arteria uterina, en la que la intervención es mínima. El tumor es reemplazado gradualmente por tejido conectivo, por lo que un año después del procedimiento es posible concebir. Los expertos señalan la alta eficiencia de este método en múltiples neoplasias y nódulos grandes que no son susceptibles de tratamiento conservador. Si a una mujer se le ha diagnosticado fibroides grandes y no se produce el embarazo, se recomienda la embolización, cuyas revisiones son positivas.

Eliminación de fibromas en la cesárea.

Una cesárea es un procedimiento quirúrgico en el que se realiza una incisión en la pared abdominal anterior y el cuerpo del órgano reproductor a través del cual se extrae al niño. La cesárea para el mioma uterino implica la extirpación de los nódulos o el útero del mioma. La preservación del órgano reproductor es una tarea importante para la cual se han desarrollado varios métodos en la medicina moderna, uno de los cuales es la embolización de las arterias uterinas.

La extirpación quirúrgica de los memes durante la cesárea es practicada por muchos ginecólogos y cirujanos. Sin embargo, esta operación tiene ciertas indicaciones:

  • muerte del tumor antes del parto,
  • inflamación del peritoneo debido a la torsión de la pierna del tumor,
  • la presencia en el útero de un gran nódulo submucoso,
  • Grandes nodos miomatosos que impiden el libre acceso al canal de parto,
  • El paciente tiene más de 35 años.
  • interrupción del funcionamiento de los órganos cercanos causada por un gran tumor benigno,
  • sospecha de fibromas renacidos, la probabilidad de este proceso es casi cero,
  • Feto grande, placenta parcial y otros factores que complican el proceso del parto.

La cesárea para el mioma puede ser recetada por un ginecólogo también para múltiples ganglios y anomalías del desarrollo de los órganos genitales femeninos. La cesárea junto con la miomectomía se realiza bajo anestesia o anestesia. La rehabilitación es una etapa importante después de la cirugía. Para la recuperación más efectiva, se utilizan métodos seguros, que se indican al paciente en este estado.

Compartir con amigos

Historia de la práctica.

Irina pidió consulta por 29 años. Esto es lo que dijo: "Mi primer embarazo ya fue en la semana 16. Quedé embarazada fácilmente, no me habían examinado mucho antes. Pero cuando llegué a registrarme, el médico temió que tuviera fibromas uterinos, y esto es malo para un bebé". Ella dijo que puede haber problemas con el mioma durante el embarazo y el parto.

Según la ecografía (ecografía), encontré cuatro nódulos de mioma intermuscular de 60, 65, 85 y 95 cm de diámetro a lo largo de las paredes lateral izquierda, anterior y posterior del útero. Uno de los nodos (95 cm) está ubicado en la parte baja, cerca del cuello uterino.

El ginecólogo me regañó por no haber sido observada antes del embarazo y no sabía nada de mioma, quedé embarazada sin pensar en nada. Realmente no fui al ginecólogo, porque nada me molestaba. La menstruación siempre ha sido delgada y sin dolor.

El embarazo procede normalmente, me siento bien. Pero estoy muy preocupado, de repente surgirán complicaciones debido a los fibromas. "Dígame, por favor, ¿es posible soportar el embarazo y dar a luz a un bebé sano en caso de mioma uterino?" Entonces, entendamos qué son los fibromas uterinos, cómo afectan el curso del embarazo y el parto.

¿Qué son los fibromas uterinos?

El mioma uterino es un tumor benigno del tejido muscular uterino. El mioma generalmente está representado por un nodo mioma o varios (múltiples). Dependiendo de la ubicación, se distinguen los siguientes tipos de fibromas uterinos:

- submucosa (submucosa, interna), crece en la cavidad uterina, deformándola,

- subseroso (externo), localizado en el exterior, a menudo "sentado" en la pierna,

- intersticial (intermuscular), ubicado en la profundidad de la capa muscular del útero.

Como se desprende de los datos de ultrasonido, Irina tiene un mioma uterino intersticial, ya que los 4 ganglios están localizados intermuscularmente. Observo que esta es la localización más inocua del tumor, ya que los fibromas intersticiales de tamaños pequeños a menudo no se manifiestan y no molestan al paciente. No es sorprendente que Irina se enterara del diagnóstico por accidente, durante el registro.

Además, puedo suponer que antes de la concepción, los nodos eran más pequeños y durante el embarazo aumentaron de tamaño debido al aumento del nivel de hormonas sexuales: tanto estrógeno como progesterona. El crecimiento de los nódulos también provoca un aumento en la masa muscular uterina y un aumento en su flujo sanguíneo.

Le aseguré a Irina, porque la doctora la regañó en vano: incluso si la mujer había ido al ginecólogo antes del embarazo, tenía 4 nódulos intermusculares pequeños, no los extirparían de todos modos, pero se les permitió quedar embarazadas. Ahora era importante mantener la calma y el embarazo, y para ello debe someterse a un examen regular para identificar posibles complicaciones.

Realización de embarazo con mioma uterino.

Se sabe que la presencia de fibromas uterinos es peligrosa debido a la aparición de diversas complicaciones. Los más frecuentes son:

- Desnutrición en los nodos.

- la amenaza de aborto,

- posición incorrecta del feto,

- retraso del crecimiento fetal, desprendimiento de la placenta, etc.

Inmediatamente, observo que tales complicaciones no ocurren en todas las mujeres con mioma uterino. El riesgo de su desarrollo aumenta en presencia de los siguientes factores:

- fibromas uterinos múltiples,

- nodo submucoso (interno),

- Localización cervical de los fibromas uterinos.

Mi paciente tenía múltiples fibromas uterinos, los nódulos eran pequeños, pero podían aumentar durante el embarazo. Además, la ubicación baja (cerca del cuello uterino) de uno de los nódulos podría interferir con la preparación del canal de parto y complicar el parto. Por lo tanto, recomendé a Irina un examen exhaustivo, que monitorea la dinámica de crecimiento de los fibromas y el estado del feto durante el embarazo:

- ecografía a las 10–12, 21–24, 32–34 semanas,

- feto y placentometría,

- Estudio de flujo sanguíneo Doppler del útero, la placenta y el feto ("niño").

- cardiotocografía - registro de la frecuencia cardíaca del feto,

Las mujeres embarazadas con mioma uterino deben ser hospitalizadas con anticipación: entre 37 y 38 semanas para el examen, la preparación para el parto y la elección de un método racional de parto. En el hospital, llevan a cabo un examen adicional en profundidad.

Además, las mujeres embarazadas con mioma uterino, que tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones, deben recibir terapia para mejorar el flujo sanguíneo en el útero y la placenta.

Irina durante todo el embarazo llevó a cabo todas las recomendaciones de los expertos, supervisó cuidadosamente la condición del feto. No se observaron complicaciones. La mujer fue al hospital de manera planificada en la semana 38.

Al examinar al paciente, el útero tenía una forma irregular (debido a la presencia de un tumor) y una mayor altura del fondo. La fruta estaba en la presentación principal. Su latido era normal. La condición del paciente y del niño se consideró satisfactoria, pero, sin embargo, incluso en este caso, el parto podría ser complicado.

Parto con mioma uterino

Las mujeres con mioma uterino durante el parto pueden desarrollar las siguientes complicaciones:

- presentación inadecuada del feto,

- paso difícil del feto debido a la presencia de un gran nodo,

- el nacimiento de un sitio submucoso,

- sangrado, etc.

Estas complicaciones a menudo ocurren en presencia de un ganglio submucoso. Por lo tanto, en mujeres embarazadas con factores de alto riesgo de aparición de complicaciones, es preferible el parto quirúrgico. Si es necesario, durante la cesárea, se extraen los nódulos de mioma o el útero. En pacientes con mioma uterino, que tienen un bajo riesgo de complicaciones, el parto se realiza a través del canal del parto.

Irina no observó ninguna de las complicaciones enumeradas durante el trabajo de parto, porque los 4 nodos estaban localizados intermuscularmente y no representaban un obstáculo para el parto. Una mujer en 40 semanas dio a luz independientemente a un niño que pesa 3050 g.

Pero la mujer tuvo un retraso en la separación de la placenta. Por lo tanto, se elimina manualmente. Durante este procedimiento, no se encontró un ganglio mioma submucoso en la cavidad uterina. Las complicaciones de la intervención de la madre o del recién nacido no están marcadas. Sobre esto mi historia podría terminar felizmente. Pero los fibromas uterinos intermusculares resultaron ser más insidiosos de lo que pensaba ...

Engaño de los fibromas intermusculares.

Unos días después de ser dada de alta del hospital, Irina se volvió hacia mí nuevamente. Se quejó de dolor abdominal bajo, secreción de coño y fiebre hasta 38.5 ° C. La situación era urgente. En primer lugar, era necesario excluir la endometritis: inflamación del útero. La enfermedad generalmente se presenta de manera aguda, a menudo debido a la presencia de residuos de tejido placentario en el útero y requiere una intervención urgente, el curetaje del útero.

La mujer fue hospitalizada. En el informe de alta, que conocí más tarde, se indicó que durante un examen ginecológico se encontró un nódulo miomatoso naciente. Debido a la pronunciada inflamación del útero, se inició inmediatamente la terapia con antibióticos. El nudo se desenroscó y su pierna, localizada a lo largo de la pared posterior del útero, se retiró a una distancia de 2 cm del sistema operativo interno.

Francamente, no esperaba tal giro de los acontecimientos! Irina tenía todos los nódulos de mioma intermuscularmente. Y, como usted sabe, solo un nodo interno (submucoso) puede nacer. ¿Cómo sucedió este “milagro”: el nacimiento del nodo intermuscular?

Nacimiento del ganglio mioma

Lo más probable, Irina después del parto durante la involución (reducción) y la contracción del útero, uno de los nódulos migró, es decir, pasó a través de la capa muscular y estaba dentro del útero debajo de la membrana mucosa - submucosa.

Como ya hemos dicho, el nódulo submucoso puede “nacer”, puede destacarse independientemente a través del canal cervical y la vagina. Si un nodo es necrótico (descompuesto), entonces su consistencia se vuelve blanda, flexible, "plastilina". En este caso, el ganglio puede sobresalir del cuello uterino en forma de una "lengua", mediante la cual se extrae fácilmente de la cavidad del útero. Sin embargo, el "parto" prolongado puede causar endometritis.

Por lo tanto, para evitar complicaciones, el nacimiento de un nudo submucoso se ayuda rápidamente: se desenrosca y se retira la pierna, y el proceso inflamatorio se combate con antibióticos. Fue el desenroscado del nódulo de mioma que fue producido por Irina.

Una joven fue dada de alta una semana después de la intervención. Ella se sintió muy bien. Ahora Irina sabía que cualquier fibro uterino, incluso intermuscular, durante el embarazo puede ser peligroso. Por lo tanto, ella quería abordar la planificación del próximo embarazo con mucha seriedad y deshacerse de los fibromas por adelantado.

Pin
Send
Share
Send
Send