Salud

¿Cómo funciona la naturaleza de la menstruación en el mioma uterino?

Pin
Send
Share
Send
Send


El sangrado del tracto genital y la menstruación tardía en el mioma uterino son las quejas más comunes con las que los pacientes acuden al ginecólogo. La interrupción del ciclo menstrual se asocia con un desequilibrio hormonal, que es la causa principal de la aparición de un tumor en el útero. Con un largo ciclo de fibromas complicados por el dolor, la anemia afecta la vida sexual y la capacidad de tener hijos. Por lo tanto, su tratamiento requiere un enfoque integrado y la implementación de todas las recomendaciones médicas.

Causas de trastornos menstruales en el mioma uterino

El nodo miomatoso es una neoplasia benigna que crece en el útero de las células musculares y fibrosas. Se considera que la principal razón de su aparición es el aumento de la síntesis y el desequilibrio de las hormonas ováricas: el estrógeno y la progesterona.

Los cambios en la naturaleza de la menstruación se asocian con una producción normal deficiente de hormonas ováricas y con cambios en el útero, que surgen a medida que el tumor crece.

Las causas de los trastornos menstruales en los tumores uterinos son:

  • Niveles elevados de estrógenos. Es una de las causas de los ganglios miomatosos, también afecta el crecimiento del epitelio uterino. En la primera mitad del ciclo, bajo la influencia de esta hormona, se produce un crecimiento heterogéneo del endometrio (hiperplasia). Su rechazo ocurre durante todo el ciclo menstrual, que se manifiesta por un adelgazamiento o sangrado durante el período intermenstrual y períodos menstruales abundantes.
  • Desequilibrio hormonal. Causa ciclo menstrual irregular. Puede acortarse y alargarse, lo que lleva a un retraso en el inicio de la siguiente menstruación.
  • Nodo de mioma de crecimiento. Al desarrollarse en el grosor del miometrio, el tumor cambia su estructura y viola la contractilidad de los músculos del útero. Esto conduce a la menstruación prolongada, la aparición de dolor durante este período. Se observan abundantes períodos con mioma debido a un aumento en la red vascular del endometrio debido a los vasos sanguíneos que alimentan el tumor.
  • Localización del tumor. El flujo normal de secreciones durante la menstruación puede verse obstaculizado por los fibromas, localizados en el área del cuello uterino. Esto se manifiesta por largos retrasos, escaso flujo menstrual y dolor.
  • Patología concomitante del útero. El mioma a menudo se acompaña de adenomiosis, la germinación de las células del epitelio uterino en la capa muscular. Esta condición se manifiesta por dolor durante la menstruación y sangrado uterino durante el período intermenstrual.

Cambiar el ciclo y la naturaleza de lo mensual con el mioma.

Como regla general, el ciclo con el mioma tiende a acortarse. Cada mes con mioma uterino puede ir varias veces al mes, mientras que su duración es de más de 7 días. El flujo menstrual es abundante, con una gran cantidad de grandes coágulos de sangre (áreas del endometrio hiperplásico). La menstruación para el mioma a menudo se acompaña de dolor en la parte inferior del abdomen, la parte baja de la espalda y el ano.

Con menos frecuencia con los fibromas, puede haber un retraso en la menstruación, debido al deterioro de la función hormonal de los ovarios. En este caso, el flujo menstrual se vuelve escaso, su duración es de 2 a 3 días.

En el período intermenstrual, las mujeres con nódulos miomatosos a menudo tienen manchas de sangre.

Con un tumor grande y su malignidad, puede ocurrir un sangrado severo que requiere intervención quirúrgica. Además, el sangrado es uno de los síntomas de los tumores uterinos durante la menopausia.

Cómo restaurar el ciclo

Los períodos dolorosos prolongados, que surgen del mioma, causan graves molestias a la mujer. La pérdida crónica de sangre conduce al desarrollo del síndrome anémico, que se manifiesta por debilidad y desmayos, deterioro de la piel, uñas y cabello, disminución de la actividad física y mental. Además, los trastornos menstruales afectan el estado emocional y mental de una mujer, se producen irritabilidad, lágrimas y estado depresivo.

Para restablecer el ciclo menstrual normal, es necesario eliminar la causa de su violación: el mioma.

Antes de comenzar el tratamiento, el médico prescribe una serie de estudios de diagnóstico, los principales de los cuales son:

  • Ultrasonido del útero y apéndices.
  • Análisis de sangre: general, bioquímico, coagulograma (estudio del sistema de coagulación de la sangre), en marcadores tumorales, para determinar el estado hormonal.
  • Frotis de uretra, vagina y cérvix en la microflora y composición celular.
  • Histeroscopia con biopsia: con tumores que crecen en el miometrio y en la capa submucosa.

Además, se pueden prescribir tomografías computarizadas o resonancias magnéticas, curetaje de diagnóstico por separado, centros de cultivo, etc. Según los resultados de la investigación, el ginecólogo elige el tratamiento óptimo para los nódulos benignos, conservadores o quirúrgicos.

El mioma farmacológico y sus síntomas se tratan con medicamentos hormonales que inhiben la producción de hormonas propias por parte de los ovarios. Deben tomarse durante mucho tiempo (3 a 6 meses), después de lo cual se debe repetir una ecografía para observar los cambios en el nódulo de mioma. Además, con la menstruación abundante, se recetan medicamentos hemostáticos (Vikasol, Etamzilat, ácido tranexámico) y preparaciones de hierro para el tratamiento de la anemia (Ferrum Lek, Totem, Maltofer, etc.)

El tratamiento quirúrgico de los fibromas está indicado para:

  • Tamaño del nodo superior a 12 semanas de embarazo.
  • Sangrado severo
  • Detectando signos de un tumor maligno.
  • La falta de efecto del tratamiento conservador.

El volumen de la cirugía varía según las indicaciones, la edad y el estado del paciente. Los fibromas pequeños en mujeres en edad reproductiva se eliminan con la preservación del útero. La extirpación de todo el útero (histerectomía) se realiza para los ganglios grandes y múltiples, los sarcomas, así como en pacientes que han alcanzado la edad de la menopausia.

Después de un tratamiento conservador efectivo o miomectomía, el ciclo se restaura dentro de 6 a 12 meses.

Debe recordarse que, en caso de sangrado severo del tracto genital, así como en períodos prolongados, que duren más de una semana, definitivamente debe consultar a un médico. Los intentos de detener el sangrado por su cuenta pueden ser ineficaces y potencialmente mortales.

¿Cómo hacen los cambios menstruales en el mioma uterino?

Vale la pena señalar que las formaciones de mioma se originan a partir de células del tejido conjuntivo y muscular. Y dependiendo de la ubicación del tumor se divide en varias variedades. El examen regular realizado por un ginecólogo puede revelar el mioma, incluso en las etapas iniciales, lo que en el futuro ayudará a evitar muchos problemas. Los médicos pueden hacer un diagnóstico preciso solo por ultrasonido.

Según la ubicación del tumor (dentro o fuera del útero), es posible predecir qué períodos tendrá la mujer.

La enfermedad puede ocurrir por varias razones, incluyendo trastornos hormonales. El principal catalizador puede ser una predisposición genética.

Básicamente, un tumor puede ocurrir si se produce un cambio hormonal en la dirección del estrógeno y al mismo tiempo disminuye la concentración de progesterona en el cuerpo. Estas son las dos hormonas principales que participan activamente en la formación del ciclo femenino. Cualquier desviación de la concentración de la norma de una de estas hormonas se refleja inmediatamente en la publicación mensual, más precisamente, en su abundancia. Debido a los abortos, una mujer también aumenta el riesgo de fibromas.

Hemorragia uterina no menstrual

Los fibromas pueden estar acompañados no solo por una menstruación abundante, sino también por un sangrado en la mitad del ciclo. Esta situación es causada por un desequilibrio de hormonas, especialmente estrógeno, cuando su concentración se vuelve significativamente más alta de lo normal. La membrana uterina bajo su influencia tiene un grosor desigual, por lo que parte de las células durante la menstruación se actualiza, y algunas permanecen sin cambios.

La función contráctil del útero también disminuye con el mioma, por lo que los restos celulares se dejan en forma de sangrado después del final de la menstruación. El sangrado suele ser intenso, debido al aumento de la tensión en el útero. Una mujer pierde suficiente sangre para sentir los siguientes síntomas de la enfermedad:

  • escalofríos
  • Palidez de las membranas mucosas y de la piel.
  • Debilidad y fatiga incluso sutra.

Es muy importante detener el sangrado a tiempo para evitar aún más complicaciones.

El mioma causa trastornos menstruales

Además de mejorar el flujo menstrual, el desequilibrio hormonal en la enfermedad conduce a cambios temporales en todo el ciclo femenino. La menstruación se vuelve mucho más frecuente. Esta situación se debe a la reducción en la duración normal del ciclo completo. Además, durante la menstruación, el dolor en la parte inferior del abdomen aumenta notablemente.

Sucede que la menstruación ocurre dos veces al mes y la razón de esto son los cambios hormonales. El estrógeno bajo su influencia en el cuerpo hace que el endometrio se desarrolle más rápido y, por lo tanto, su actualización también se acelera.

Un evento raro con mioma es el retraso. Pero ella también pasa. Tal giro de eventos solo puede ocurrir en una etapa temprana de la formación de tumores. Esto se debe a la disfunción ovárica relacionada con la enfermedad.

Las violaciones en el cuerpo femenino se vuelven inmediatamente perceptibles cuando se produce un retraso varias veces, que se reemplaza por una descarga fuerte en días críticos. Si el tumor no fue diagnosticado, la razón de este comportamiento del útero puede ser:

  • el embarazo
  • cambios en el miometrio,
  • Violación de la circulación sanguínea en el endometrio.

La concepción de las formaciones de mioma puede no interferir, pero cuando se produce un embarazo, el tumor provoca un posible aborto involuntario. Por lo tanto, si hay un retraso en el mioma, entonces es necesario realizar una prueba de embarazo.

La naturaleza de la descarga en la enfermedad.

La consistencia del flujo menstrual con el mioma es muy diferente de la menstruación normal en una mujer sana. Las excretas contienen mucha sangre, que en su composición puede ser densa y de color rojo oscuro. El contenido de la descarga está dominado por la sangre, en contraste con la menstruación normal, cuando otros componentes ocupan más de la mitad de la composición.

Sucede que los coágulos son muy grandes debido al endometrio alineado de manera desigual. También puede suceder lo contrario: la menstruación es como el agua, la sangre escurre, lo que hace que una mujer cambie una gran cantidad de juntas por día. Esta situación requiere una visita muy urgente a la oficina del ginecólogo.

Mioma y dolor durante la menstruación.

El dolor durante la menstruación no es infrecuente, y con el mioma, también pueden intensificarse. Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres que han tenido formaciones nodulares de mioma intermuscular. Entonces puede haber dolor frecuente de cólicos. El útero en este momento, como si tratara de expulsar tumores extraterrestres. Sucede que ella tiene éxito, y junto con el mensual salen.

Si el tumor crece dentro del útero, entonces la menstruación, por regla general, difiere en intensidad. El síndrome de dolor no es tan fuerte, pero no desaparece incluso después del final de la menstruación.

La educación del mioma externo puede crecer y ejercer presión sobre los órganos vecinos. Por qué una mujer a menudo se da cuenta de que a menudo comienza a querer ir al baño. Los trastornos intestinales también pueden ser un signo de crecimiento de la neoplasia.

Cómo y qué tratar el mioma.

La extirpación del tumor puede ocurrir con moderación. A través de la laparoscopia. La operación se realiza mediante un aparato laparoscópico, que se introduce en la cavidad abdominal a través de tres pequeñas incisiones en el abdomen del paciente. Tal operación es buena porque después de la laparoscopia solo quedan tres pequeñas cicatrices, y la recuperación de la mujer ocurre muy rápidamente y, como regla, sin complicaciones.

Los médicos no siempre operan en un tumor. Si se encuentran pequeños fibromas uterinos que no se desarrollan, no se cortarán. Pero, ¿qué hacer si aún reflexionan sobre la menstruación, los hacen dolorosos y abundantes?

Sin tomar ninguna medida, está cerca de la anemia y tampoco es muy agradable soportar el dolor constante. En este caso, el ginecólogo debe recetar medicamentos que ayuden a reducir el flujo en días críticos y a reducir el dolor. A menudo, se recomiendan las decocciones e infusiones de hierbas medicinales, pero si es posible beberlas y cuánto debe durar el curso, esto se debe discutir con el médico. Algunas hierbas solo pueden agravar la condición.

Mensualmente después de la extirpación del tumor.

Cuando las drogas son impotentes y el tumor continúa creciendo, se elimina necesariamente. Mensualmente después de la miomectomía se requiere estabilizar. Cuando llegan, es imperativo seguir su curso y tener en cuenta todas las desviaciones o sensaciones extrañas.

El retraso después de la cirugía es normal. El ciclo menstrual debe recuperarse 30 a 60 días después de la laparoscopia o miomectomía. Si el cuerpo de la mujer es muy débil, los primeros períodos serán escasos. Sin embargo, las sensaciones durante los días críticos mejorarán significativamente. El dolor se vuelve leve y la descarga adicional pasa dentro del rango normal.

Es importante tener en cuenta que el embarazo después de la miomectomía está contraindicado durante aproximadamente 2 años. Esto se debe a que la cicatriz uterina después de la cirugía debe estar bien formada y fortalecida, para reducir aún más el riesgo de aborto involuntario.

Pin
Send
Share
Send
Send