Salud

Signos y síntomas de cistoadenoma del ovario derecho, métodos de tratamiento de un tumor tipo quiste de carácter benigno

Pin
Send
Share
Send
Send


El cistoadenoma ovárico es un quiste ovárico benigno que contiene un líquido transparente y se parece a una vejiga. Según las estadísticas, dicho quiste se encuentra en el 50% de las mujeres que tienen una violación del ciclo menstrual y en más del 30% con períodos menstruales regulares. En la edad menopáusica, la posibilidad de desarrollo de cistoadenoma ovárico es bastante baja.

Cistoadenoma papilar (papilar)

Variedades de cistoadenoma ovárico.

La medicina moderna identifica varios tipos de cystadenom en función de la naturaleza de la formación y la estructura de sus paredes. A menudo, un quiste aparece solo en un lado, por ejemplo, un cistoadenoma del ovario izquierdo. Pero en caso de que el ovario derecho se vea afectado, los expertos hablan casi de inmediato de una forma de educación maligna, es decir, sobre oncología. Tal diagnóstico es bastante peligroso, porque la vida del paciente depende de la urgencia y la exactitud del tratamiento.

El cistoadenoma puede ser:

  1. Seroso. Dividido en dos tipos:
  • simple (pared lisa): el quiste tiene una superficie lisa y paredes lisas. El tamaño varía desde 1,5 cm a 35 cm de diámetro. En su interior contiene un líquido amarillo. La educación de hasta 3 cm de tamaño no interfiere con la fertilización, pero no se sabe cómo se comportará un quiste durante el embarazo. De todos modos, existe un peligro y el tratamiento es necesario,
  • Papilar (papilar): las paredes internas del quiste están cubiertas con numerosas papilas de diferentes formas. En su interior contiene líquido claro o marrón. En el 50% de los casos, el cistoadenoma ovárico coarsenal se convierte en maligno. Tiene varias cámaras y un tipo de cámara única, es decir, Puede contener varias cavidades. A menudo aparece inmediatamente en los dos ovarios. El cistoadenoma papilar de la frontera se caracteriza por una gran cantidad de papilas, que se asemejan a las verrugas en su apariencia.
  1. Mucinoso Los contenidos interiores son mucosidad espesa (mucina). Crece rápidamente, cambia de forma, aumenta y es capaz de alcanzar tamaños gigantescos (50 cm de diámetro). Si no hay tratamiento, el quiste se rompe y el contenido se libera en el peritoneo. El cistoadenoma mucinoso límite es potencialmente maligno y ocurre en el 15% de los casos.

Causas de la formación.

Desafortunadamente, las verdaderas causas de la formación de cistoadenoma no se han establecido. Sin embargo, entre los expertos hay una opinión de que inicialmente aparece un quiste funcional normal (folicular, cuerpo lúteo), que pronto se convierte en un cistoadenoma.
Algunos ginecólogos identifican solo dos posibles causas del desarrollo de cistoadenoma:

  1. Alteraciones hormonales constantes del ciclo menstrual.
  2. Procesos inflamatorios e infecciones de los órganos genitales internos.

En cualquier caso, debe recordarse que el tratamiento del cistoadenoma de ovario es necesario.

Sintomatologia

Todos los tipos de cystadeno tienen casi los mismos signos. La característica principal es que los quistes no se manifiestan en el cuerpo de una mujer hasta que alcanzan un tamaño grande. Cuanto más grande es la formación en el ovario, más dolorosa es la micción y la defecación, hay una violación de las heces (diarrea o, por el contrario, estreñimiento), el ciclo menstrual deja de ser regular, hay una "capa" entre las menstruaciones. También los síntomas de cistoadenoma incluyen:

  • la aparición de una sensación de presión, distensión en la parte inferior del abdomen,
  • marcado aumento en el abdomen
  • Sentir que algo está interfiriendo dentro.

Agrandamiento abdominal en cistoadenoma mucinoso

Si una mujer tiene un dolor agudo en la parte inferior del abdomen, a menudo se diagnostica una ruptura de quiste o torcedura de la pierna.

La formación de cistoadenoma papilar es diferente de otros tipos de quistes. Durante su aparición en la cavidad abdominal, se acumula líquido (ascitis). Debido a esta acumulación en las mujeres hay un aumento en el tamaño del abdomen.

Diagnósticos

Más a menudo, el paciente aprende sobre la presencia de un quiste en el cuerpo después de un examen ginecológico. El especialista habla sobre sus sospechas, explica qué es un cistoadenoma, por qué ocurre y qué amenazas puede acarrear. Para confirmar o refutar el diagnóstico, a una mujer se le prescribe un examen adicional. Puede ser:

  • Ultrasonido de los órganos pélvicos: le permite determinar con precisión el quiste, su tamaño y su dinámica,
  • CT o MRI - revela la naturaleza de la educación y la ubicación exacta,
  • prueba de embarazo: excluye el embarazo ectópico, cuyos síntomas son similares a los de un cistadenoma,
  • Análisis de sangre: determina los procesos inflamatorios y el riesgo de pérdida de sangre.

Cistoadenoma multicámara en una imagen de ultrasonido

La elección del tratamiento depende de la naturaleza de la educación. Por lo tanto, el cistoadenoma simple (de pared lisa) rara vez se convierte en maligno y no requiere intervención quirúrgica urgente. El ginecólogo simplemente monitorea la dinámica del quiste y, en caso de que se incremente, prescribe una operación.

Un gran riesgo para la vida del paciente es el cistoadenoma papilar. En relación con el rápido crecimiento y la posibilidad de transición a la forma maligna, la mujer es asignada para ser eliminada. Y solo será un quiste o el ovario completo, depende del tamaño y la naturaleza de la formación. A veces, para salvar la vida del paciente, los médicos deciden extirpar dos ovarios, en casos especialmente peligrosos: los ovarios y el útero.

La laparoscopia es el método más benigno para tratar un quiste. Tal operación ayuda a preservar el ovario por completo, al mismo tiempo que elimina todos los focos de crecimiento de la formación. Además, las complicaciones después de la cirugía son mínimas, la rehabilitación es rápida, una mujer puede tener una vida sexual y quedar embarazada.

Si se encontró cistoadenoma en un paciente climatérico, el tratamiento consiste en extirpar todo el ovario.

Consecuencias

La extirpación de la neoplasia ovárica conlleva algunas consecuencias. La mayoría de las mujeres se preocupan por la cirugía antes de la cirugía si pueden concebir, soportar y dar a luz a un niño después de la rehabilitación. Desafortunadamente, si el diagnóstico amenaza la vida, la única salida será la extirpación completa de los ovarios y el útero. La función reproductiva no se guarda. Si durante la operación los especialistas dejan un ovario sano, entonces queda la posibilidad de dar a luz a un bebé sano. Según los médicos, al paciente se le permite tener una vida sexual activa y concebir un hijo solo dos meses después de la operación. Sin embargo, es necesario planificar ese embarazo por adelantado y prepararse para ello, no solo para una mujer, sino también para un hombre.

Si una mujer no realiza ninguna acción en un plan de tratamiento, le esperan malas consecuencias. Con el tiempo, el cistoadenoma aumentará de tamaño, se volverá maligno y se convertirá en oncología. Tales complicaciones pueden ocurrir:

  • ruptura de la formación y descarga de contenidos en la cavidad abdominal,
  • metástasis en forma maligna,
  • Crecimiento abundante y daño al tejido ovárico adyacente.

Para preservar su salud, en el futuro para dar a luz a un niño y vivir una vida plena, debe cuidar cuidadosamente su salud femenina. En las primeras sensaciones inusuales en la parte baja del abdomen se recomienda visitar a un ginecólogo.

Tipos de cistoadenoma ovárico

Los cistoadenomas son tumores verdaderos que crecen no solo debido al estiramiento de la pared, sino también a través de la hipertrofia tisular debido a la división celular (proliferación).

Los cistoadenomas del ovario derecho son de varios tipos:

  • seroso
  • simple (pared lisa), cogollos gruesos,
  • papilar
  • mucinoso

Los cistoadenomas serosos del ovario se diagnostican en 2/3 de los casos de lesiones tumorales de las glándulas sexuales. Suelen aparecer en mujeres después de los 50.

Cistoadenomas simples: tamaño educativo de 1,5-35 cm, en su cápsula contiene un líquido amarillo. Los quistes de Bulat se caracterizan por múltiples papilas que recubren las paredes internas de la formación. Suelen ser multicámara. Las cápsulas en su interior contienen exudado transparente o pardo. En la mitad de los casos, los cistoadenomas coarsenales se transforman en cáncer.

Un tumor papilar difiere de las papilas coarsenales por la capacidad del tejido epitelial no solo para expandirse, sino también para metastatizar. En casos avanzados, los niples que recubren la capa interna y externa de la formación, aparecen nodos, la forma de la cápsula está deformada.

Las formaciones mucinosas del ovario derecho se distinguen por el hecho de que están llenas de moco espeso (mucina). Estos cistoadenomas son propensos a un crecimiento rápido, en ocasiones alcanzan tamaños de hasta 50 cm. El peligro de un tumor es que existe un gran riesgo de que una cápsula se rompa y la mucina se propague a través de la cavidad abdominal. El proceso maligno de las formaciones mucinosas se desarrolla en el 15% de los casos.

Aprenda sobre los síntomas de la menopausia temprana en las mujeres, así como las formas de restablecer la función ovárica.

Para saber cómo verificar el trabajo de las glándulas suprarrenales y qué pruebas debe aprobar, lea esta dirección.

Causas

Las causas directas del cistoadenoma ovárico aún no se han establecido. La mayoría de los expertos creen que estas formaciones quísticas se forman en el contexto de trastornos hormonales en las mujeres. Pero no existen estadísticas claras sobre este tema.

Los factores que pueden contribuir al desarrollo del proceso patológico en el ovario derecho incluyen:

  • Disfunción ovárica hereditaria y adquirida.
  • pubertad temprana
  • Procesos infecciosos e inflamatorios de los órganos reproductivos.
  • larga ausencia de sexo
  • enfermedades de transmisión sexual,
  • abortos
  • ejercicio excesivo
  • estrés severo

Primeros signos y síntomas.

A medida que crece el cistoadenoma, comienzan a aparecer los síntomas característicos:

  • dolor de ovario derecho,
  • Sensación extraña en la región abdominal.
  • micción dolorosa
  • un aumento del abdomen (en casos avanzados),
  • rompiendo heces
  • Ciclo menstrual irregular.

Los cistoadenomas del ovario son posibles complicaciones peligrosas:

  • ruptura de la concha, que resulta en peritonitis,
  • piernas torcidas, necrosis,
  • Desarrollo de un proceso purulento dentro del tumor.
  • ascitis
  • disfunción de los órganos vecinos debido a la compresión del tumor,
  • infertilidad
  • Degeneración en cáncer de ovario.

Reglas generales y métodos de tratamiento.

El tratamiento más efectivo para el cistoadenoma del ovario derecho es la cirugía. Antes de la extracción, se requiere una ecografía para determinar con precisión el tamaño y la localización del tumor. El ámbito de intervención se determina individualmente. Por lo general, cistoadenoma extirpado junto con el ovario. Durante la menopausia, se recomienda remover tanto los ovarios como los apéndices. Si una mujer aún desea tener hijos en el futuro, el médico intenta preservar la función reproductiva tanto como sea posible.

Laparoscopia

Método mínimamente invasivo de intervención quirúrgica. Durante la operación, se hacen pequeñas incisiones en el área del peritoneo. A través de ellos se introducen herramientas especiales para extirpar un tumor. El progreso de la operación es controlado por una cámara de video especial.

Ventajas del método:

  • traumatismo mínimo de la piel,
  • corto periodo de rehabilitación,
  • Falta de adherencias y cicatrices.

Etapas de la laparoscopia:

  • coagulación vascular y hemostasia,
  • punción de la cápsula,
  • agotamiento del contenido
  • Separación de la cubierta de la cápsula del tejido blando.
  • Eliminación de la formación y envío de material para examen histológico.

Cuando se detecta un proceso maligno, se extirpan los ovarios y se extirpa el útero. Se utilizan métodos de anexectomía u ooforectomía.

Remedios y recetas populares

Las recetas de la medicina tradicional solo se pueden usar como un soporte para el organismo después de la cirugía, lo que ralentiza el crecimiento de la educación. En ningún caso no se puede sustituir el trato tradicional de las personas.

Recetas probadas:

  • Vierta 4 cucharadas de flores de acacia ½ l de alcohol. Insiste por una semana en un lugar oscuro. Tomar 1 cucharadita antes de las comidas tres veces al día.
  • Enjuague las nueces verdes. Cortarlos en 4 piezas. Doblar en jarra de litro en на. Rellene con alcohol y corcho herméticamente. Insiste mes Colar y consumir en 3 meses 1 cucharada 2 veces al día.
  • Lavar las hojas de bardana, secar. Salta a través de una picadora de carne y exprime el jugo. Tomar 1 cucharadita dos veces al día.

¿Qué es la renina y cuáles son las funciones de la prohormona en el cuerpo? Lea la información útil.

Para ver los signos y síntomas de la acidosis láctica en la diabetes mellitus, así como los métodos para tratar una complicación peligrosa, consulte este artículo.

Visite http://vse-o-gormonah.com/zabolevaniya/pankreatit/reaktivnyj-u-detej.html y lea información sobre las reglas y los métodos de tratamiento de la pancreatitis reactiva del páncreas en niños.

Características de la terapia durante el embarazo.

Si se detectó un cistoadenoma de menos de 3 cm de diámetro en mujeres embarazadas, se elige una táctica de observación. Una mujer debe estar bajo la supervisión de especialistas todo el tiempo.

El peligro es la formación de grandes tamaños, especialmente en el tercer trimestre, cuando el útero desciende hacia el peritoneo. Durante este período, existe un alto riesgo de torsión de la pierna del cistoadenoma. En este caso, la mujer necesita cirugía.

Obtenga más información sobre los primeros signos y síntomas del cistoadenoma ovárico, así como sobre las características del tratamiento de los tumores benignos de las glándulas genitales en el siguiente video:

Causas y factores del desarrollo.

Por qué surgen los cistoadenomas no se entiende completamente. Se ha sugerido que la formación de tumores es posible a partir de quistes ováricos funcionales / quiste del cuerpo lúteo, quiste folicular /. En el contexto de la disfunción hormonal, estas formaciones quísticas no desaparecen, sino que se convierten en un tumor benigno. Se supone que el desarrollo del cistoma está influenciado por los siguientes factores:

  • inicio temprano del ciclo menstrual (hasta 12 años),
  • largo período de descanso en la vida íntima,
  • aborto
  • Procesos inflamatorios crónicos de los apéndices.
  • Infecciones genitales (presencia de trichomonas, clamidia),
  • intervenciones quirurgicas
  • final del ciclo menstrual (55 - 60 años),
  • Estrés prolongado, que provocó el desarrollo de neurosis.

El cistoadenoma se forma a partir de los tejidos de la epidermis y se divide en formas específicas según la estructura histológica de su pared.

1. seroso

Esta es una lesión benigna con una pared densa y lisa que consiste en una única cámara llena de contenido acuoso. El tamaño de la formación puede variar de 0,5 cm a 30 - 32 cm. Los más frecuentes son de 5 a 16 cm. El cistoadenoma seroso es la patología más común del tracto genital femenino.

2. papilar

Este es un tumor pequeño que rara vez crece a 12 cm. En la mayoría de los casos, el cistoma tiene un tamaño de 3,5 a 7 cm. La característica principal de esta formación patológica es la presencia de crecimientos especiales en su interior que parecen verrugas, es decir, papilomas parietales.

El contenido del cistoma es un secreto transparente que tiene un tinte marrón o amarillento. La cápsula de formación, en su estructura, es densa, con crecimientos en la superficie externa en forma de papilas. El cistoadenoma papilar es una formación que a menudo se convierte en una enfermedad oncológica.

3. mucinosa

Este tipo de cistoadenoma es un tumor grande, a veces gigante, de múltiples cámaras lleno de secreción de pegamento líquido. Se caracteriza por un rápido crecimiento y puede crecer hasta 50 cm de diámetro y pesar hasta 15 kg. La forma mucinosa también tiene la capacidad de degenerar en una enfermedad oncológica.

Síntomas de la enfermedad

Las manifestaciones clínicas en cistoadenomas de diversos tipos serán las mismas. Los datos educativos en la etapa inicial de desarrollo, con dimensiones menores, son asintomáticos. En tamaños más grandes, aparecen quejas de salud:

  • Los dolores son apagados o dolorosos en la parte inferior del abdomen, principalmente en el lado de la formación de cistoadenoma, que se puede producir en la parte inferior de la espalda, las extremidades inferiores y el área de la ingle. No se observa síndrome de dolor de comunicación con el ciclo menstrual.
  • Fenómenos disúricos: necesidad frecuente de orinar debido a la presión del tumor en la vejiga.
  • pesadez en el abdomen y un aumento en ella: se produce con un tumor grande y se acompaña de una violación del intestino. Tal cuadro clínico a menudo da cistoadenoma mucinoso.

Las mujeres que sufren de cistoma, por regla general, tienen irregularidades en el ciclo menstrual. A menudo esta patología se acompaña de infertilidad.

La lesión quística de los ovarios durante la menopausia no es infrecuente en pacientes mayores de 50 años. El proceso patológico está asociado con la extinción de la función ovárica y una disminución en el nivel de ciertas hormonas en el cuerpo. La capacidad de reproducir una mujer se desvanece.

El reordenamiento hormonal afecta a todo el cuerpo, como resultado de lo cual cesa la maduración de los óvulos, y en lugar de formaciones quísticas funcionales, aparecen cistoadenomas. Por lo tanto, cuando una mujer tiene una pregunta: qué es y qué hacer, la respuesta puede ser solo una: es una extirpación quirúrgica del tumor.

Para el tratamiento exitoso de las formaciones patológicas del ovario, es necesario diagnosticar y determinar la estructura del tumor y su curso benigno o maligno.

1. Método quirúrgico

Esta formación patológica debe ser removida solo por cirugía. El alcance de dicha intervención es determinado por el médico para cada paciente individualmente. Si una mujer está en una edad temprana y está planeando un embarazo, al extirpar el tumor, los cirujanos intentan salvar el ovario. Después de dicha operación, la concepción es bastante posible, pero debe estar bajo la supervisión de un médico y con la implementación de todas las recomendaciones de tratamiento.

En la menopausia, con cistoadenoma papilar, el tumor se extirpa junto con ambos ovarios, ya que esta forma del proceso patológico tiene el riesgo de transformación en un carcinoma de ovario maligno.

Para los procesos volumétricos benignos de los ovarios de pequeño tamaño, la operación se realiza mediante laparoscopia, que se realiza mediante punciones de la región abdominal. Si hay cistoadenomas grandes o una neoplasia maligna confirmada, la operación se realiza mediante laparotomía.

La laparoscopia es un método moderno de manipulación quirúrgica, que permite eliminar cuidadosamente formaciones similares a tumores sin afectar los tejidos sanos. Esto evita el desarrollo de adherencias. El período postoperatorio es más rápido que después de la laparotomía abdominal.

Antes de la operación, el cirujano realiza una laparoscopia de diagnóstico, que aclara visualmente la localización del tumor, su tamaño y su participación en el proceso de los órganos vecinos. Luego se perfora el cistoadenoma, seguido de la succión del líquido, después de lo cual se extrae la vaina del quiste para un examen histológico.

2. Tratamiento conservador.

Dicho tratamiento solo es posible con formaciones quísticas funcionales (quiste folicular, quiste del cuerpo lúteo). Son absorbidos a través de tres ciclos mensuales. Si un quiste, bajo observación y tratamiento dinámicos, experimenta un desarrollo inverso, esto confirma la naturaleza funcional de la formación.

Si el cistoma progresa y el tratamiento no produce ningún efecto, se indica la extirpación quirúrgica obligatoria del tumor. El pronóstico para la vida y la rehabilitación después de la cirugía para el cistoadenoma ovárico es positivo tanto para las mujeres en edad reproductiva como para las mujeres en la menopausia.

Cistoadenoma (cistoma) del ovario: causas, síntomas, tratamiento

¿Qué es el cistoadenoma, qué lo distingue de otros tipos de quistes y cómo se trata?

El cistoadenoma del ovario o cistoma es una formación patológica en el ovario, que se considera en ginecología como un tumor benigno, que tiene una estructura de quiste: una cápsula con una cavidad interna llena de secreción de líquido.

Se diferencia de los quistes banales en que es más propenso a la degeneración cancerosa.

Puede formarse en pacientes capaces de dar a luz, con un ciclo mensual regular, y en mujeres con función ovárica alterada, incluida la menopausia (antes y después de ella).

Tipos y localización

Existen varios tipos de cistadenio, de acuerdo con la naturaleza de la formación, la estructura y el contenido interno:

  1. El cistoadenoma seroso simple es un quiste redondeado, a menudo de una sola cámara con una membrana densa de células epiteliales. Las lesiones quísticas de los ovarios de este tipo ocurren en 65 a 71% de los casos y solo en un lado. Los tamaños varían de 5 mm a 30 cm. El menos peligroso en relación con la degeneración de células malignas.
  2. Cistoma papilar, que a menudo se considera como una subespecie de cistoadenoma seroso. Difiere en el desarrollo de crecimientos epiteliales en las paredes - papilas. El diagnóstico es difícil porque los síntomas son similares a los signos de un cáncer. La probabilidad de cambios en el tejido maligno es alta.
  3. El cistoadenoma mucinoso difiere en la estructura de múltiples cámaras y la probabilidad de crecimiento de hasta 10 a 15 kg (40 a 50 cm). Dentro de la cavidad hay un grueso espeso y viscoso: la mucina. Este tumor se considera limítrofe con una formación mucinosa maligna, ya que sus células a menudo se transforman en células cancerosas.

Por lo general, un cistoma ocurre por un lado, a menudo se forma en el ovario derecho, que está determinado por su suministro de sangre más intenso.

Si se desarrolla la formación quística del ovario izquierdo, generalmente crece más lentamente debido a la disminución de la actividad funcional.

El cistoadenoma del ovario izquierdo se trata de manera similar a la estructura de la derecha.

Causas del desarrollo

Las causas del cistoma no están totalmente investigadas. Pero hay varios estados provocativos:

  • disfunción ovárica, infertilidad,
  • fluctuaciones hormonales, incluyendo el período de menopausia y posmenopáusica,
  • trastornos endocrinos, incluida la enfermedad de la tiroides,
  • Enfermedades inflamatorias, procesos infecciosos en los órganos pélvicos,
  • el desarrollo de otras estructuras quísticas de diferentes tipos en la región ovárica,
  • Embarazos inducidos artificialmente y terminados espontáneamente
  • inflamación después de la cirugía en los órganos pélvicos, incluido el parto y el aborto,
  • exceso de tejido adiposo y trastornos en el metabolismo de los hidratos de carbono,
  • menarquia precoz (primera menstruación en la adolescencia) y menopausia tardía,
  • Abstinencia sexual, cambio frecuente de parejas íntimas,
  • Trastornos neurológicos de carácter agudo o prolongado.
  • ejercicio pesado
  • agotamiento en el fondo de las dietas irracionales,
  • herencia

Diagnosticando

Para confirmar el diagnóstico en el desarrollo de cistoadenoma, utilice los siguientes procedimientos y métodos instrumentales:

  1. Examen ginecológico requerido para la determinación preliminar del tamaño, la ubicación, la estructura de la cápsula quística, su movilidad y la posible inflamación en los órganos adyacentes.
  2. El diagnóstico por ultrasonido le permite especificar el área de desarrollo del cistoma, el tamaño, la densidad y el grado de crecimiento del epitelio. El más informativo se considera un ultrasonido, realizado después de 6 a 7 días después de la menstruación.
  3. Tomografía computarizada y resonancia magnética, en las que se puede investigar con mayor profundidad la estructura del cistoadenoma y confirmar su apariencia: una serosa simple, mucinosa o papilar.
  4. Análisis de sangre de laboratorio para determinar el nivel del marcador tumoral CA-125, cuyo aumento a menudo indica el desarrollo de un proceso purulento o canceroso. Pero debe tenerse en cuenta que este indicador suele estar elevado y con tumores ováricos benignos.
  5. FGDS y FKS, como procedimientos adicionales prescritos para el estudio del intestino grueso y el estómago con la ayuda de un endoscopio.

Tratamiento de cistoma ovárico

El tratamiento del cistoadenoma ovárico solo se puede realizar quirúrgicamente. Ningún medicamento o terapia en el hogar permitirá deshacerse del cistoma, solo la extirpación.

El tipo y el volumen de la operación están asociados con el tipo de formación quística, su tamaño, los síntomas y el grado de probabilidad de transformación del cáncer. Hoy en día, las técnicas quirúrgicas proporcionan la mejor conservación posible de las funciones reproductivas.

  1. Laparoscopia Se realiza más a menudo con el desarrollo de un tumor seroso simple, con un tamaño de quiste pequeño (hasta 40 mm), su benignidad, y principalmente en pacientes que van a tener hijos. Esta operación se realiza con preservación del ovario. El procedimiento es sin sangre, ya que las incisiones en la pared abdominal no son más de 15 mm, y todo el instrumento médico, incluida la microcámara en el laparoscopio, es muy pequeño. Se recomienda planificar la concepción después de la laparoscopia después de 3 a 4 meses.
  2. Laparotomia Esta es una cirugía abdominal, en la cual se hace una incisión bastante larga en el peritoneo. Se realiza con brotes grandes, con probabilidad de malignidad, así como en pacientes en el período de menopausia. A menudo quiste extirpado, el ovario (total o parcialmente), las trompas de Falopio. Debe entenderse que incluso cuando se extirpa la glándula reproductiva, las mujeres jóvenes tienen todas las posibilidades de concebir y dar a luz a un niño, ya que el segundo ovario continúa funcionando.

Cistoadenoma durante el embarazo

Si el cistoma ovárico no supera los 30 mm, se deja intacto, esperando el parto normal. En la mayoría de los casos, el embarazo procede de manera segura.

Con la rápida progresión o detección de un tumor grande, la operación se lleva a cabo de inmediato, ya que el desarrollo de la patología conduce a un desplazamiento del útero, una alta probabilidad de rotura de la pared y torsión de la pierna.

La extirpación quirúrgica del tumor ovárico durante la gestación se realiza por vía laparoscópica después de 14 semanas de gestación, cuando la placenta está completamente formada. En casos tan graves, con la conducta competente de la operación, la probabilidad de un embarazo con desarrollo normal es alta.

Hasta el período de 14 semanas, la intervención quirúrgica está indicada solo en caso de ruptura, torsión, supuración, es decir, sobre todo, para preservar la vida de la madre.

Cistoadenoma del ovario derecho: ¿qué tan peligrosa es esta enfermedad?

El cistoadenoma es un tumor o quiste benigno. Un quiste de este tipo es una burbuja, dentro contiene un líquido.

En nuestro tiempo, este diagnóstico se hace a las mujeres muy a menudo. En la mayoría de los casos, se manifiesta en mujeres con ciclos menstruales irregulares.

Esta es una enfermedad y tratamiento muy grave, en todo caso, es imposible posponer.

¿Qué es esta enfermedad? ¿Qué tipos existen?

Un quiste del ovario derecho surge dentro o sobre él. Su tamaño puede ser absolutamente cualquiera: desde unos pocos mm hasta varias decenas de cm.

Dichos tumores pueden ocurrir durante la función ovárica normal y, por regla general, no representan una amenaza particular para la salud de la mujer. Este quiste se llama funcional.

Pero hay neoplasias que tienden a entrar en un tumor maligno, y en este caso, es necesario comenzar el tratamiento de inmediato.
Existen varios tipos de cistoadenomas:

Y el primero se divide en varias subespecies más:

Entonces, un cistoadenoma simple, o de lo contrario se llama pared lisa, es una formación benigna. Su tamaño máximo alcanza los 35 cm. El contenido de la burbuja tiene un tinte amarillento. No previene la aparición de un embarazo, así como un mayor parto del bebé, si su tamaño es de hasta 3 cm.

Mucinoso Si crees en las estadísticas, entonces cada 5 mujeres tienen este tipo de cystadenum. Puede ser impresionante en tamaño y tener mucho peso. El vial está lleno de moco espeso y pegajoso.

También puede convertirse en una forma maligna, pero aquí el riesgo es solo del 15% y papilar del 50%. En la práctica médica, ha habido casos en que una neoplasia recuperada alcanzó los 3 kg.

Síntomas de la enfermedad

Como regla, esta enfermedad ocurre con más frecuencia en mujeres después de 40 años. Y cada año el riesgo de un tumor maligno solo aumenta, por lo que todos los tumores requieren un diagnóstico cuidadoso.

Cistadenoma inicialmente asintomático, es decir, La mujer no siente ninguna molestia.

La neoplasia no molesta hasta que se convierte en un tamaño impresionante.

Hay un dolor sordo en la parte inferior del abdomen, pero no tiene nada que ver con la menstruación. También puede dar bien en las piernas o en la espalda baja.

Una gran neoplasia se manifiesta como:

  • Sensación de pesadez en el estómago.
  • Aumento significativo en el abdomen.
  • Sensaciones de la presencia de un cuerpo extraño en el abdomen.
  • Micción frecuente (esto se debe al hecho de que el quiste ejerce presión sobre la vejiga)
  • Estreñimiento (debido al gran tamaño del tumor, que afecta las funciones de los órganos más cercanos),
  • Alteración del apetito
  • Malestar general,
  • Aumento de la temperatura
  • Periodos irregulares.

Y en cada 5 pacientes detectan infertilidad. Por lo tanto, este tipo de quiste - cistoadenoma a menudo se encuentra con complicaciones. Por ejemplo, cuando se rompe, los contenidos se extienden por toda la cavidad abdominal.

Metodos de tratamiento

Antes del tratamiento, es necesario determinar el diagnóstico final, así como averiguar el tamaño y el tipo de hinchazón. El quiste seroso se trata solo con cirugía. Este tipo de quiste no se resuelve solo.

Si se trata de un tipo simple de cistoadenoma, no requiere una operación urgente, sino que rara vez se convierte en cáncer. Pero el ginecólogo debe monitorear de cerca el desarrollo de tumores, en caso de cualquier cambio, para tomar medidas urgentes.

Las mujeres después de los 50, los médicos recomiendan someterse a una cirugía, durante la cual se extirpan todos los ovarios. Esto se hace para reducir la probabilidad de transición a un tumor maligno.

Las niñas que desean tener hijos en el futuro se quedan con un ovario. Por lo tanto, hay posibilidades de concebir un hijo.

Pero después de la cirugía, debe cuidar su salud y visitar regularmente a un ginecólogo.

¿Cómo evitar esta enfermedad? Causas posibles

Las causas de esta enfermedad son muchas. Entre los más comunes se encuentran:

  • El estres
  • El aborto
  • Infecciones virales,
  • Enfermedades de transmision sexual
  • Embarazo ectópico.

Con todo lo anterior, el cistodenoma puede ocurrir a cualquier edad en una mujer. Pero más a menudo, afecta a mujeres mayores de 40 años.

Mientras mira el video, aprenderá sobre un quiste en el ovario.

Entonces, descubrimos que esta es una enfermedad bastante insidiosa. Por lo tanto, es muy importante visitar regularmente a un ginecólogo.

Solo el médico que lo atiende podrá hacer el diagnóstico correcto, en base a los exámenes designados.

Chicas encantadoras, trate de vigilar cuidadosamente su salud para que en el futuro pueda tener hijos y vivir una vida plena.

Cistoadenoma seroso del ovario: ¿es necesario tratarlo?

Un cistoadenoma papilar seroso de un ovario benigno es una formación cavitaria que tiene contornos claros, paredes resilientes y está llena de sustancia serosa.

Debido a la presencia de líquido seroso en la cápsula, este tipo de tumor se llamó cistoadenoma seroso.

Es importante que el cistoadenoma seroso del ovario no se encuentre dentro de la categoría de enfermedades que son peligrosas para la salud y la vida, siempre que no se permita la deriva de la enfermedad, sino que se la someta a un tratamiento adecuado a tiempo.

En la práctica médica, el cistoadenoma seroso a menudo se denomina cistoadenoma ovárico seroso límite.

Las estadísticas muestran que más del 90% de las mujeres a las que se les diagnosticó un cistoadenoma seroso de ovario derecho, pudieron eliminar completamente el cuerpo anormal y devolver la fertilidad durante las últimas semanas desde el inicio del tratamiento.

La localización del tumor no tiene características claras. El cistoadenoma seroso del ovario se puede unir a las capas internas de los tejidos de los ovarios por un lado y afecta a ambos órganos reproductivos.

Se adjunta un cistoadenoma seroso simple del ovario en el órgano reproductivo derecho, generalmente con la ayuda de una pierna de conexión elástica, y se conecta con flagelos con las trompas de Falopio y el útero.

La cápsula de un cistoadenoma seroso de pared lisa del ovario a menudo tiene varias cámaras, sellos de las paredes, así como elementos de conexión adicionales y flagelos.

Al igual que muchos otros tipos de tumores benignos en los tejidos de los órganos reproductivos, los cistoadenomas serosos del ovario izquierdo no muestran síntomas en los primeros días de su formación.

Dichas cápsulas pueden crecer durante varios años y no molestan al portador.

Es posible encontrar esta patología con mayor frecuencia con una ecografía "accidental" de la cavidad abdominal o un examen tomográfico del paciente.

Solo cuando el cistoadenoma papilar seroso límite del ovario comienza a aumentar de tamaño anormalmente y aplasta los tejidos y paredes adyacentes, el paciente puede observar los siguientes signos sintomáticos de la enfermedad.

Cuadro sintomático de cistoadenoma

  • El signo primario de la aparición de cistoadenoma seroso papilar grueso del ovario es dolor o espasmos en la columna lumbar, pelvis pequeña o pubis. Por la naturaleza de las manifestaciones, las sensaciones dolorosas pueden parecerse a dolores de parto antes del parto.
  • A menudo, debido al aumento del tamaño del cistoadenoma ovárico de múltiples cámaras seroso, una mujer experimenta dolor o una sensación de constricción en la vejiga y los órganos adyacentes del sistema urogenital. Un paciente con un cistoadenoma grande y desarrollado puede tener problemas para orinar. En la orina se pueden observar manchas sanguinolentas y purulentas.
  • Debido a la presión patógena y al daño a los tejidos del ovario durante el cistoadenoma en una mujer, el ciclo menstrual puede verse significativamente interrumpido. Mensualmente, como regla general, los retrasos, se caracterizan por una profusión o dolor anormales, provocan dolores extremadamente agudos en la parte inferior del abdomen y el pubis.
  • Si el cistoadenoma seroso del ovario ha alcanzado un gran tamaño y ha comenzado a ejercer una presión patógena en los órganos y sistemas internos, es probable que la mujer aumente la temperatura corporal, habrá ataques de agonía, sudor frío y falta de aire.
  • La cápsula inflamada también provoca la aparición de episodios anormales de náuseas y debilidad.
  • Debido a la presión constante sobre la cavidad abdominal durante un tumor, a menudo es posible diagnosticar trastornos del tracto gastrointestinal. Existen infracciones en el tracto digestivo estreñimiento, diarrea, indigestión. Además, una mujer puede experimentar una sensación de náusea y opresión en el estómago después de una comida o durante un dolor rectal durante el proceso de limpieza intestinal.
  • Las interrupciones y trastornos hormonales en el proceso de crecimiento del tumor se expresan en el hecho de que una mujer con esta dolencia suele ser extremadamente irritable, enojada y puede mostrar brotes repentinos de agresión hacia sus personas cercanas y familiares.
  • Cuando el quiste ovárico es de tamaño anormal, el paciente tiene signos externos del tumor, que se expresan en forma de hinchazón anormal en un lado del intestino. El síntoma "vientre hinchado" se menciona a menudo en los textos médicos cuando se trata de tumores benignos en el sistema reproductor femenino. Este fenómeno se asocia con un aumento de la presión del tumor en las paredes adyacentes y la inflamación de los tejidos internos.

Posibles complicaciones

Las cápsulas que afectan el ovario derecho a menudo crecen y se abultan en dirección a la cavidad abdominal. Debido a esto, el paciente puede experimentar enfermedades gastrointestinales adversas, síntomas dolorosos en el abdomen y otros signos característicos de una patología en desarrollo.

¡IMPORTANTE SABER!

El más peligroso de los síntomas anteriores es el síndrome de abdomen hinchado. Un abdomen agrandado indica que la cápsula del tumor ha crecido a un tamaño anormal y está llena de líquido.

Un alto contenido de sustancia serosa en el tumor puede causar la torsión del vástago del quiste o su ruptura.

Cuando un quiste estalla, su líquido fluye hacia la cavidad de los órganos urinarios o el sistema abdominal, lo que puede provocar una infección extremadamente aguda, una infección, una necrosis de tejidos sanos e incluso la muerte.

La aparición de dolor agudo y un abdomen agrandado en el cistoadenoma debe ser una razón obligatoria para visitar a un especialista y comenzar el tratamiento para la enfermedad.

Muchas mujeres se preocupan por los efectos del cistoadenoma ovárico seroso límite. Respondemos que el cistoadenoma ovárico seroso tiene un riesgo de malignidad, que también es importante tener en cuenta en el proceso de diagnóstico y el inicio del tratamiento.

Dichos quistes deben determinarse en las primeras etapas y hacer todo lo posible para prevenir su crecimiento y la interferencia patógena con el sistema reproductor femenino. Con una acción adecuada por parte del paciente, el pronóstico del cistoadenoma seroso del ovario es muy optimista.

Esto lo confirma el Dr. Myasnikov, quien una vez abordó el tema del cistoadenoma papilar seroso del ovario.

¿Por qué aparece el cistoadenoma seroso?

Para decir exactamente sobre las causas de la formación de quistes en los ovarios, los médicos todavía no pueden.

La existencia de un gran número de tumores de este tipo y su imagen sintomática diferente sugiere que no solo la naturaleza y el tipo de la enfermedad, sino también muchas características individuales y únicas del cuerpo femenino pueden influir en la formación y el progreso de un quiste. Es necesario destacar varias de las causas más comunes de la aparición de esta enfermedad en las mujeres:

  • El cistoadenoma seroso puede formarse debido a trastornos hormonales, trastornos endocrinos.
  • Un tumor de este orden a menudo se forma en el cuerpo de personas que tienen enfermedades de transmisión sexual o infecciones de transmisión sexual.
  • En algunos casos, la cápsula comienza a crecer si hay una enfermedad inflamatoria adversa de tipo anormal y raro en el cuerpo de la mujer. Estos incluyen salpingo-ooforitis, anexitis.
  • Las infecciones y los procesos inflamatorios de los órganos genitales también pueden afectar la integridad y la salud del tejido ovárico.
  • Los trastornos hormonales y las infecciones bacterianas que se producen durante los cambios frecuentes de la pareja también suelen provocar la aparición de cistoadenomas serosos en los tejidos de los ovarios.
  • El estrés psicológico constante, el estrés, la irregularidad o la ausencia total de la vida sexual pueden afectar la formación y el crecimiento de un tumor benigno durante mucho tiempo.
  • Los tejidos de los órganos reproductores pareados pueden dañarse en el proceso de operaciones no profesionales en el sistema reproductivo: abortos, abortos involuntarios, abortos independientes, parto prematuro, extirpación quirúrgica de erosiones o quistes.
  • El fondo hormonal y el sistema endocrino también pueden interrumpir el ayuno constante, la desnutrición, demasiado control sobre su dieta y la actividad física del tipo fortalecido.

¿Cómo se trata el cistoadenoma ovárico seroso hoy en día?

Hasta la fecha, existen dos métodos más comunes y efectivos para el tratamiento del cistoadenoma seroso benigno del ovario:

  • Eliminación conservadora de la enfermedad por medicación.
  • Cirugía, que causa la escisión quirúrgica del tejido del quiste con todos sus tejidos y paredes conectivos.

La elección del tratamiento para el cistoadenoma seroso del ovario, según los médicos, depende de varios factores:

  • tamaño del tumor
  • el grado de su formación,
  • La presión que ejerce sobre paredes y sistemas vecinos.
  • La naturaleza de los contenidos de la cápsula quística.
  • Sobre la presencia de cámaras adicionales en la cápsula.

El curso de tratamiento del cistoadenoma seroso limítrofe del ovario se prescribe después de un diagnóstico exhaustivo y un estudio de todas las características de la enfermedad.

Normalmente, antes de comenzar la terapia, una mujer debe pasar una serie de pruebas de laboratorio, someterse a una ecografía y, a discreción del médico, tomografía y otros tipos de pruebas.

ASESORAMOS A LOOK:

RESERVE SU RECEPCIÓN:

Cistoadenoma seroso del ovario: ¿es necesario tratarlo? Enlace a la publicación principal.

Causas del cistoadenoma seroso

Hasta la fecha, no existe una teoría científicamente probada de la aparición de un cistoma simple.

Según algunos ginecólogos, dicha neoplasia se forma a partir de quistes ováricos funcionales, el folicular y el cuerpo lúteo, que no se resuelven completamente y comienzan a llenarse con contenido seroso. Los factores predisponentes para el desarrollo de cistoadenoma de ovario simple son:

  • Trastornos hormonalesImpidiendo la maduración normal del huevo. Se pueden observar desequilibrios en la esfera hormonal femenina con la extinción de la función reproductiva, las enfermedades somáticas y endocrinas concomitantes, el estrés, la sobrecarga física y emocional significativa, las dietas extremas, la abstinencia sexual prolongada.
  • Pubertad temprana Con el advenimiento de los primeros periodos a la edad de 10 - 12 años.
  • Enfermedades inflamatorias femeninas. (endometritis, anexitis, etc.). Enfermedades particularmente peligrosas causadas por patógenos de ITS con una vida sexual desordenada sin barrera anticonceptiva.
  • Operaciones en los órganos pélvicos.. Los cistoadenomas serosos simples son algo más frecuentes en pacientes que han tenido un embarazo ectópico, aborto o tratamiento quirúrgico de enfermedades ginecológicas.
  • Herencia cargada. Según algunas observaciones, en mujeres cuyas madres padecían neoplasias ováricas serosas, el cistoadenoma se detecta con más frecuencia.

Un cistoma seroso generalmente se forma en uno de los ovarios. Al principio, se trata de una pequeña neoplasia de una sola cámara de paredes lisas (menos a menudo, de múltiples cámaras).

Sus densas paredes de tejido conectivo están revestidas desde el interior con un epitelio cilíndrico cilíndrico o cúbico de una sola capa con actividad secretora.

A medida que crece dentro del cistoadenoma, se acumulan contenidos serosos, un líquido acuoso transparente de color amarillo claro.

Como resultado, la creciente formación de tumores exprime los órganos circundantes y las fibras nerviosas, lo que conduce a la aparición del dolor. Cuando se adjunta el proceso inflamatorio, la superficie lisa y brillante del citoma se vuelve mate y se cubre con adherencias.

Síntomas de cistoadenoma seroso

Los síntomas clínicos con pequeños (hasta 3 cm) cistomas de pared lisa generalmente no se observan, se convierten en un hallazgo accidental durante un examen pélvico o una ecografía de los órganos pélvicos.

A medida que aumenta la neoplasia, el paciente desarrolla síntomas asociados con la presión del cistoma en los órganos vecinos. El síndrome de dolor más típico. Por lo general, tiene el carácter de dolor sordo, doloroso, y con menos frecuencia de calambres que surgen en la región inguinal, detrás del pubis o en la parte inferior de la espalda.

Además, una mujer puede experimentar presión sobre la vejiga, el recto, sentir la presencia de un cuerpo extraño.

En el caso de los cistomas grandes, las funciones de los órganos adyacentes se ven afectadas debido a su compresión, que se manifiesta por la micción frecuente, molestias en los intestinos, estreñimiento, náuseas e hinchazón de las extremidades inferiores.

En los casos en que el tumor alcanza un tamaño de 6-10 cm o más, puede provocar un aumento del abdomen o su asimetría aparente. El ciclo menstrual en los cistoadenomas serosos generalmente no se altera.

Sin embargo, si la neoplasia es lo suficientemente grande y ejerce presión sobre el ovario y / o el útero, la naturaleza de la menstruación cambia: se vuelven más abundantes o demasiado escasas y se acompañan de sensaciones dolorosas.

Es extremadamente raro que los cistomas simples sin complicaciones observen una reacción general del cuerpo en forma de fatiga, debilidad, letargo, rendimiento reducido, irritabilidad.

Complicaciones

El principal peligro de la detección tardía y el tratamiento inadecuado del cistoadenoma seroso del ovario es la compresión de los órganos vecinos con la violación de sus funciones y la aparición de afecciones agudas.

Las complicaciones más serias de un cistoma que requiere tratamiento quirúrgico urgente son la torsión de las piernas (si está presente) con necrosis del neoplasma y ruptura de la cápsula (apoplejía ovárica) con su contenido que ingresa a la cavidad abdominal y la aparición de sangrado.

Un empeoramiento de la temperatura, un fuerte aumento del dolor, la aparición de náuseas o vómitos intensos, un malestar marcado con dolores de cabeza, mareos y pérdida de conciencia, palidez severa, secreción sanguinolenta de la vagina pueden indicar un curso complicado de la enfermedad.

Algunas veces hay una recurrencia de la enfermedad después de una cirugía para preservar órganos y una degeneración maligna del tumor.

Para confirmar o aclarar el diagnóstico de la enfermedad, el diagnóstico diferencial y la elección del método de tratamiento óptimo, a los pacientes con sospecha de cistoadenoma seroso se les prescribe un examen ginecológico completo. Incluye:

  • Examen por un obstetra-ginecólogo. Un examen bimanual de los apéndices uterinos generalmente revela una formación elástica y sin dolor rígida con una superficie lisa que no está asociada con los órganos adyacentes.
  • Ultrasonido pélvico. Permite revelar un tumor hipoecoico homogéneo con una cápsula densa y lisa con un tamaño de 3 cm. Para pequeños cistoadenomas se usa el acceso transvaginal, para grandes cistoadenomas se usa el acceso transabdominal.
  • Imágenes de resonancia computarizada o magnética. Durante el examen tomográfico, se crea un modelo tridimensional de cistoadenoma y órganos adyacentes para realizar un diagnóstico diferencial más completo y excluir la germinación del tumor.
  • Análisis de sangre para marcadores tumorales. El estudio de antígenos tumorales (CA-125, CA 19-9, CA 72-4) permite excluir el desarrollo de un proceso de cáncer o un absceso purulento en el ovario y otros órganos pélvicos.
  • Doppler color. El método de diagnóstico es adicional y, en caso de duda, permite diferenciar un tumor ovárico benigno de uno maligno según la intensidad del flujo sanguíneo.

Un cistoadenoma seroso simple debe distinguirse de otras neoplasias ováricas benignas, principalmente quistes funcionales, cistoma papilar y pseudomucinoso.

Para excluir la metástasis al ovario de una forma de cáncer gástrico, a los pacientes se les debe prescribir fibrogastroduodenoscopia. La realización de la fibrocolonoscopia le permite evaluar el grado de participación en el proceso del sigmoide y el recto.

Una solución alternativa cuando es imposible realizar un examen endoscópico del estómago, recto y colon sigmoide es una radiografía del tracto gastrointestinal.

También en el curso del diagnóstico diferencial, las lesiones malignas de los ovarios, el absceso tubular, el embarazo ectópico, la patología de los órganos adyacentes (apendicitis aguda, distopía de los riñones y otras malformaciones del sistema urinario, diverticulosis sigmoidea, hueso y tumores pélvicos no organizados están excluidos. En tales casos, además de exámenes de laboratorio e instrumentales, se nombran consultas con especialistas relacionados: un cirujano, un ginecólogo, un gastroenterólogo, un oncólogo, un urólogo.

Tratamiento del cistoadenoma seroso

El tratamiento principal para un cistoma seroso simple es la extirpación quirúrgica del tumor. No existen datos confiables sobre la efectividad de los métodos farmacológicos y no farmacológicos para el tratamiento de esta enfermedad en ginecología.

Al elegir un tipo específico de cirugía, tenga en cuenta la edad del paciente, la presencia o la planificación del embarazo, el tamaño del tumor.

Los principales objetivos del tratamiento de pacientes en edad reproductiva son la máxima conservación del tejido ovárico sano y la prevención de la infertilidad tubario-peritoneal (TPB).

Las mujeres en el período de perimenopausia son operaciones radicales recomendadas dirigidas a prevenir la recurrencia de cistoadenoma y preservar la calidad de vida.

La indicación para la cirugía planificada es la presencia de una formación similar a un tumor con un diámetro de 6 cm, que persiste durante 4-6 meses.

La decisión sobre el momento de la extirpación de un tumor más pequeño la toma el ginecólogo de forma individual, teniendo en cuenta los resultados de la observación dinámica. En un procedimiento de emergencia, la intervención quirúrgica se realiza en caso de sospecha de torsión de las piernas o ruptura de una cápsula de cistoma.

Por lo general, una operación planificada se realiza por vía laparoscópica. Los principales tipos de intervenciones quirúrgicas para el cistoadenoma seroso de pared lisa son:

  • Cistectomia (extirpación del quiste) oresección en cuña (escisión de tejido dañado en forma de cuña) con preservación del ovario, revisión del ovario contralateral y diagnóstico histológico de emergencia. Las operaciones de preservación de órganos se recomiendan para mujeres jóvenes que planean un embarazo con cistoadenoma de no más de 3 cm de diámetro.
  • Ovariectomía unilateral o anexectomía. La intervención implica la extirpación en el lado de la lesión de todo el ovario u ovario con la trompa de Falopio y se considera la mejor solución para las mujeres en edad reproductiva con un tumor de más de 3 cm de tamaño.
  • Anexectomía bilateral o histerectomía con apéndices.. El método recomendado de tratamiento quirúrgico en mujeres en el período de perimenopausia y en pacientes con lesiones bilaterales de los ovarios. Su ventaja es una reducción significativa en el riesgo de desarrollar cáncer.

Pronóstico y prevención

Con la detección oportuna y el tratamiento quirúrgico del pronóstico de la enfermedad es favorable: el cistoadenoma seroso se repite extremadamente raramente y ozlokachestvlyaetsya.

A las mujeres en edad reproductiva que se han sometido a intervenciones de preservación de órganos, ooforectomía unilateral o anexectomía, se les recomienda planificar el embarazo no antes de 2 meses después de la cirugía.

La recuperación completa después de la extirpación conservadora laparoscópica del cistoadenoma seroso de pared lisa del ovario ocurre en 10-14 días, después de las operaciones radicales, el período de recuperación dura de 6 a 8 semanas. Los pacientes mostraron supervisión clínica por parte de un ginecólogo.

Según las observaciones de especialistas estadounidenses, el efecto profiláctico sobre el desarrollo de cistoadenomas ováricos benignos se obtiene mediante la administración de anticonceptivos orales combinados monofásicos.

Cistoadenoma ovárico: tipos (seroso, papilar, mucinoso y otros), síntomas, diagnóstico, tratamiento, pronóstico y otras características

Los ovarios son glándulas reproductoras importantes del cuerpo de una mujer, que producen varias hormonas sexuales, además de producir gametos (óvulos), células germinales, sin las cuales los procesos de fertilización son imposibles.

Recientemente, los casos de tratamiento de pacientes a ginecólogos con diversas enfermedades de estos órganos se han vuelto más frecuentes y, a menudo, se encuentran patologías como el cistoadenoma ovárico. ¿Qué es esta condición?

¿Qué es el cistoadenoma ovárico?

El cistadenoma es una formación quística que pertenece a un grupo de tumores epiteliales ováricos benignos que tiene una cápsula y un revestimiento epitelial. Se diferencia en que es propenso a la malignidad.

El cistoadenoma ovárico puede afectar uno o ambos ovarios.

En las fuentes modernas, el término "cistoadenoma" se utiliza principalmente.

¿Qué tipos de cystadeno existen?

La medicina moderna identifica los siguientes tipos de cystadenum:

Esta es una lista única.

  1. Cistoadenoma seroso. Se encuentra en la mayoría de los casos de lesiones de los ovarios con cistoadenomas (aproximadamente el setenta por ciento). Suele aparecer en el mismo ovario. Los cistoadenomas serosos pueden ser:
    1. De paredes lisas (sencillas). Los siguientes nombres se pueden encontrar en diferentes fuentes: cistoadenoma seroso simple, quiste ovárico seroso, cistoadenoma cilioepitelial de pared lisa. Externamente, estos tumores son muy similares a los quistes ováricos: su superficie es lisa, ellos mismos tienen una forma redonda, una cámara con contenido seroso (homogénea o con suspensión). La capa interna incluye epitelio ciliado, que tiene una tendencia a proliferar el crecimiento (aumento de la división celular, aumentando el tamaño del tumor). Cabe señalar que este tipo de neoplasia rara vez se convierte en cáncer (solo se da un 0,5% a estos casos).
    2. Papilar (papilar, coarsenal). В 35 процентах всех случаев заболеваемости цистаденомой яичника встречается именно этот вид патологии. Внешне так же, как и гладкостенные, схожи с кистами яичников. Pero la peculiaridad de esta formación es que la capa interna tiene los llamados crecimientos papilares.
      1. Los cistoadenomas rugosos se caracterizan por la aparición de crecimientos papilares densos gruesos en un pedículo grueso en el revestimiento interno, este tipo casi nunca se convierte en cáncer.
      2. Los cistoadenomas papilares serosos en la cáscara interna tienen crecimientos papilares suaves en un tallo delgado, caracterizado por un crecimiento intenso, con el resultado de que, en el proceso de su desarrollo, la neoplasia gradualmente se vuelve similar a la coliflor. Son estos brotes los que, cuando se detectan, alertan al médico, ya que la probabilidad de malignidad del proceso del tumor aumenta en un 50 por ciento, debido a su capacidad para crecer a través de la pared de la formación y la capacidad de "moverse" a los órganos vecinos.
      3. Los cistoadenomas de borde se distinguen por un crecimiento intenso de las papilas y una falta de capacidad para germinar a través de la pared del tumor, como resultado de lo cual se minimiza la tendencia a la malignidad. Esto puede parecer un cistoadenoma seroso.
  2. Cistoadenoma mucinoso. La mayoría de las veces ocurre en mujeres mayores de cincuenta años, pero puede aparecer en las más jóvenes. A menudo se forman en ambas gónadas. La educación, como regla, alcanza un gran tamaño, siempre tiene muchas cámaras, cuyas paredes están revestidas con tejido fibroso y epitelio mucinoso. El contenido intramucinoso (puede ser hemorrágico, gelatinoso y mucoso) consiste en heteroglicanos (biopolímeros basados ​​en sacarosa) y complejos moleculares específicos de grasas (lipoproteínas de alta y baja densidad). En el exterior, el tumor tiene una estructura lisa. A medida que crece, su pared se vuelve más delgada y adquiere un aspecto "transparente". Se distinguen los siguientes tipos de cystadeno mucinoso:
    1. Adenofibromas mucinosos y cistoadenofibromas. Tienen una estructura similar con cistoadenomas serosos de pared lisa, pero difieren en su contenido (es mucinoso). La tendencia a la malignidad es igual al tres por ciento.
    2. Cistadenomas mucinosos limítrofes. Son muy similares a los simples. Se diferencian de ellos por la presencia de múltiples cámaras y la actividad mitótica (división celular mejorada) del epitelio que recubre la cavidad interna del tumor. Debido a esta capacidad para aumentar de manera intensiva el número de células epiteliales, la formación se considera maligna y peligrosa. La tendencia a la malignidad de esta especie es del ochenta por ciento.
    3. Pseudomixomas ováricos y peritoneales. Se considera una ocurrencia bastante rara, aparece más a menudo en casos descuidados. Como norma, se desarrolla como resultado de la rotura de la cápsula de los cistoadenomas mucinosos o de cualquier tipo de cistoadenocarcinoma ovárico. Es maligno en el diez por ciento de los casos (principalmente debido a otras patologías).
    4. Fibroepitelioma (fibroepitelioma mucoide, tumor de Brenner). Consiste en el estroma ovárico (vaina de tejido conectivo, el tejido circundante del ovario). Puede ocurrir tanto en mujeres en edad adulta como en niñas. Tiene una estructura nodal densa con múltiples pequeñas inclusiones quísticas. Forma externa, lisa, ovoide (redonda). No tiene cápsula, afecta más a menudo al ovario izquierdo. A menudo se combina con otros procesos tumorales. Básicamente tiene un curso benigno, pero hay una posibilidad de degeneración maligna, que se minimiza (0,5%).
    5. El límite (proliferación) fibroepiteliomy. Se considera un tumor extremadamente raro con inclusiones quísticas y papilomatosas. La probabilidad de transformación en cáncer es alta y alcanza el 90%. Por lo tanto, el cistoadenoma mucinoso puede verse
  3. Cistoadenoma mixto. Se caracteriza por una estructura mixta, varias cámaras, varios contenidos en las cámaras y consta de componentes mucinosos y serosos. Como todos los tumores, pueden ser benignos, limítrofes y malignos.

Todos los tipos de tumores pueden ser pequeños y gigantescos en tamaño.

Hay casos en que el cistoadenoma alcanzó los treinta y cinco centímetros de diámetro y pesaba más de tres kilogramos.

La tasa de crecimiento depende de muchos factores, por lo que decir que los quistes papilares crecen más rápido que los simples, no será del todo cierto.

¿Cuáles son los síntomas que se pueden sospechar?

Como regla general, los cistoadenomas de tamaño pequeño no se prestan atención y pueden convertirse en un hallazgo accidental en un examen de ultrasonido planificado o en una recepción en el ginecólogo.

Los primeros síntomas comienzan a aparecer cuando un tumor alcanza un tamaño significativo y su presión sobre los órganos vecinos, independientemente de la edad del paciente, ya sea una niña o una mujer que ha alcanzado la menopausia.

Al mismo tiempo tales quejas pueden ser presentadas:

  • fracaso del ciclo menstrual (lo primero que puede hacerte desconfiar)
  • Tirando de dolores en la parte baja del abdomen, extendiéndose a la región lumbar,
  • estreñimiento
  • aumento de la micción,
  • Sensaciones de arqueo en la región inferior del abdomen y la pelvis, la sensación de un objeto extraño,
  • un aumento en el tamaño del abdomen, especialmente en el lado afectado.

El dolor y la incomodidad en la parte inferior del abdomen pueden indicar el inicio de la formación de tumores ováricos

Las mujeres en el período de la menopausia, las molestias en el abdomen y la falla del ciclo menstrual se asocian con cambios hormonales característicos de este período, lo que permite que el proceso del tumor pase a etapas más avanzadas. Por lo tanto, estrictamente una vez cada seis meses, es necesario someterse a exámenes preventivos en el ginecólogo y visitar la sala de ultrasonido una vez al año para excluir patologías de los órganos pélvicos.

En situaciones de emergencia (rotura de la cápsula, torsión de las piernas, etc.) se desarrollan síntomas de "abdomen agudo", que requieren atención médica urgente. Tales condiciones peligrosas pueden indicar:

  1. Dolor agudo en el lado de la lesión en el fondo o dolor derramado durante el ejercicio o en un estado de calma.
  2. Mareos hasta la pérdida de la conciencia.
  3. Caída en la presión arterial.
  4. Aguda debilidad
  5. Piel pálida y así sucesivamente.

Remedios aplicados

La intervención quirúrgica puede llevarse a cabo por abordaje laparoscópico, que se utiliza para los cistoadenomas de tamaño pequeño. La técnica de tal operación consiste en insertar instrumentos en la cavidad abdominal a través de varios agujeros pequeños en la pared frontal del abdomen.

También use el acceso a la cavidad, que se utiliza en presencia de formaciones de gran tamaño.

Los tumores serosos simples se eliminan con mayor frecuencia por exfoliación, sin afectar el tejido circundante sano.

Cuando los cistoadenomas mucinosos y papilares llegan a las mujeres en edad reproductiva, los especialistas tratan de preservar los tejidos sanos de los órganos reproductivos en la medida de lo posible.

En las mujeres menopáusicas, para evitar complicaciones adicionales (la mayoría de las veces en la malignidad del proceso), se extirpan ambos ovarios y se extirpa (extirpa) el útero.

El acceso laparoscópico es el método más rápido y seguro para la eliminación de la cistadena.

Pronóstico y posibles complicaciones tras la cirugía.

Con el diagnóstico temprano y la extirpación oportuna del cistoadenoma, el pronóstico es favorable, ya que los órganos del sistema reproductivo prácticamente no se ven afectados y el período de recuperación será corto.

En caso de un curso maligno, un proceso tumoral bilateral, o en casos severamente descuidados, el pronóstico será desfavorable con respecto a la fertilidad de la mujer, ya que en tales situaciones se extirpan los ovarios, posiblemente el útero.

En general, después de la cirugía, en ausencia de complicaciones, una mujer se considera completamente sana.

Prevención de enfermedades

La prevención del cistoadenoma ovárico se reduce a una actitud atenta hacia su salud. Es necesario eliminar todos los factores que contribuirán a la formación de la patología, para lo cual es necesario:

  • controlar el equilibrio hormonal del cuerpo,
  • visitar regularmente a un ginecólogo (al menos dos veces al año),
  • minimizar el estrés nervioso y físico,
  • tratar oportunamente los procesos infecciosos e inflamatorios de la esfera genital,
  • Observe estrictamente las recomendaciones del médico tratante para medicamentos hormonales.

Lo que necesita saber sobre quistes y cistomas ováricos (opinión de expertos) - video

El cistoadenoma ovárico no es un problema inofensivo que se pueda ignorar.

Si se encuentra esta patología, no vale la pena posponer la operación para una fecha posterior, ya que un acto tan irreflexivo puede servir para desarrollar problemas más serios.

Las técnicas modernas pueden hacer que una mujer esté saludable con un riesgo mínimo de complicaciones y permitir que el cuerpo se recupere lo más rápido posible después de la cirugía.

  • Ekaterina Pokataeva
  • Imprimir

Cistoadenoma mucinoso del ovario

El cistoadenoma mucinoso o quiste ovárico mucinoso es predominantemente un tumor benigno en forma de cápsula con una superficie exterior y una superficie lisas. Puede alcanzar tamaños grandes, lo que no siempre indica su malignidad, incluso cuando el diámetro es más de 50 cm con un peso de 20 a 50 kg. En promedio, un quiste mucinoso tiene un diámetro de 15 a 30 cm y es bilateral en solo el 10% de los casos.

Alrededor del 80% de los tumores mucinosos son benignos, el 10% está en el límite con un potencial maligno bajo y el 10% restante es maligno. Rara vez se encuentran en niñas antes de la pubertad, durante el embarazo y después de la menopausia, la incidencia máxima estimada de patología varía de 30 a 50 años.

Este tipo de patología se manifiesta por los siguientes síntomas: dolor en el abdomen, sangrado vaginal y un aumento en el tamaño del abdomen. Las complicaciones pueden incluir la rotura de un quiste en la cavidad peritoneal o torsión del ovario. En la mayoría de los casos, es asintomático y se detecta durante un examen de ultrasonido de órganos abdominales, realizado por otras razones.

Cistoadenoma papilar del ovario

El cistoadenoma papilar del ovario es un tipo de neoplasia serosa, caracterizada por una localización irregular en la superficie de los procesos en forma de papilas. La ubicación de las papilas es: inversión (interna), inversión (externa) y mixta. El epitelio es plano, la base de la célula está suelta o densa.

Se desconocen las principales causas de la patología, pero el riesgo de que se produzca aumenta en mujeres con sobrepeso, que toman medicamentos hormonales y en el momento de la menopausia. La mayoría de las veces, el cistoadenoma papilar ocurre en el grupo de edad de 40 a 60 años. En la mayoría de los casos, existe una lesión bilateral del cuerpo, acompañada por la acumulación de líquido en el peritoneo.

Causas del cistoadenoma ovárico

El cistoadenoma ovárico puede desarrollarse como resultado de los siguientes seis factores:

Quiste folicular - Se forma después de la ovulación, cuando la glándula pituitaria libera una pequeña cantidad de hormona luteinizante, lo que indica al folículo que libere un óvulo. Si no se produce la liberación, el folículo no se puede romper y comienza a crecer, convirtiéndose en un quiste. Esta formación es inofensiva y generalmente se absorbe en sí misma durante dos ciclos menstruales.

Trastornos metabólicos - En el período pre-clímax, se producen cambios metabólicos (diabetes, obesidad), se altera el fondo hormonal de la mujer, hay un exceso de estrógeno, aumenta el riesgo de cistoadenoma ovárico.

Quiste luteal - Se formó durante el desarrollo del folículo de ráfaga de una gran cantidad de estrógeno y progesterona, que preparan al cuerpo para la concepción. Luego, el folículo se convierte en el cuerpo lúteo, que puede acumular sangre y líquido, si no se ha producido la fertilización, luego de un tiempo desaparece por sí solo. La sensación de dolor en la pelvis y el abdomen se siente, hay un riesgo de sangrado interno cuando se rompe un quiste.

Teratoma - Ocurre principalmente en mujeres menores de 30 años. Se desarrolla a partir de células germinales (ovocito primario).

Endometriosis Esta es una condición en la cual las células endometriales, que generalmente cubren el interior del útero, comienzan a crecer fuera de este.

Síndrome de ovario poliquístico (SOP) - una condición en la cual se desarrollan muchos quistes pequeños e inofensivos en los ovarios cuando cambia el equilibrio de las hormonas femeninas.

También las causas de la formación de cistoadenoma pueden servir como estrés, sangrado en la menopausia, embarazo ectópico, aborto, abstinencia sexual, cirugía, enfermedades genitales infecciosas (sífilis, clamidia) y herencia.

Síntomas comunes

Los síntomas en diferentes ciclos de ovario son similares entre sí: hinchazón del intestino, acumulación de líquido en el abdomen (ascitis), estreñimiento, diarrea. Pérdida observada de apetito y peso, fatiga, pesadez en el abdomen, náuseas y vómitos, sangrado menstrual anormal, cambios en el ciclo menstrual.

Se caracteriza por dolor constante o periódico en la parte baja del abdomen, que puede palpitar en la parte baja de la espalda y los muslos, sensaciones dolorosas durante el coito (dispareunia) y una sensación de vejiga vacía hasta el final.

Tratamiento del cistoadenoma ovárico

A la revelación del cistoadenoma patológico de la intervención quirúrgica del ovario es necesario. El volumen de operación se determina individualmente. Si el tumor tiene un tamaño de más de 3 cm, entonces el ovario se extirpa por completo, pero los pacientes que están planeando un embarazo, intentan no lesionar las glándulas sexuales.

La laparoscopia se considera el método más seguro para tratar el cistoadenoma ovárico. Esta intervención quirúrgica se realiza a través de varias incisiones en el peritoneo, que le permiten suministrar las herramientas necesarias (fórceps, cizallas eléctricas) a la cavidad corporal. La ventaja de esta operación es la rehabilitación rápida, un bajo porcentaje de complicaciones postoperatorias, la capacidad de tener hijos.

Las tareas del cirujano difieren un poco dependiendo de la edad del paciente. En las niñas pequeñas es importante preservar los tejidos del ovario. Si la operación es exitosa, el nivel de hormonas sexuales se normaliza, el peso permanece normal, la función reproductiva de la mujer no se pierde.

Para las mujeres de edad, la tarea principal del cirujano es reducir el riesgo de complicaciones en el futuro. Durante la operación, se eliminan todos los focos de inflamación, se minimiza el riesgo de aparición y exacerbación de las enfermedades existentes.

Las terapias auxiliares son métodos de tratamiento tradicionales, que incluyen el uso de tintura de acacia, manzanilla, menta, diente de león, nueces verdes, jugo de bardana, moras y arándanos. También se recomienda tomar un curso de vitamina E para evitar el agotamiento de los ovarios. En el período postoperatorio, se debe excluir la actividad física para seguir las recomendaciones del ginecólogo.

¿Qué es un quiste ovárico y debe ser eliminado?

Prevención de patología

Una mujer debe monitorear el fondo hormonal de su cuerpo, mantener un calendario del ciclo menstrual y, si encuentra alguna irregularidad, buscar ayuda de un especialista. Trate de prevenir los factores que afectan los cambios hormonales, como el estrés, las toxinas y los traumas psicológicos. Una vez al año es necesario visitar a un ginecólogo para la prevención de un examen general.

Las relaciones íntimas indiscriminadas deben evitarse, el uso de anticonceptivos, preferiblemente de barrera (condones), que brindan protección contra las infecciones de transmisión sexual, es imperativo. En el caso de las píldoras hormonales, es importante después de cada relación sexual llevar a cabo una higiene completa de los órganos genitales. Estas medidas prevendrán el riesgo de cistoadenoma ovárico.

Para evitar complicaciones, es necesario tratar las enfermedades inflamatorias del sistema urinario y reproductor de manera oportuna, para evitar la hipotermia.

El cuerpo debe recibir una cantidad suficiente de todos los elementos, por lo que debe tomar un curso de vitaminas A, C, PP. De gran importancia en la prevención de los quistes ováricos juega una limitación de permanecer bajo el sol, debe evitar la exposición prolongada a los rayos directos. El bronceado también es indeseable.

¿Qué es el cistoadenoma y sus tipos?

El cistadenoma (cistoma) es un tumor benigno. Es una cápsula hueca redonda en la superficie del ovario. La pared de la cápsula está formada por tejido conectivo, que está cubierto por dentro y por fuera por las membranas epiteliales. La cápsula está llena de líquido. Este cistoadenoma es similar a los quistes funcionales. La diferencia es la siguiente:

  1. Los quistes funcionales aparecen en los elementos del ovario que existen temporalmente (en el folículo o cuerpo lúteo) y, por lo tanto, pueden disolverse después de que desaparecen. Los cistoadenomas se forman sin ninguna conexión con los procesos del ciclo menstrual, no pueden disolverse.
  2. Los cistoadenomas son tumores verdaderos, ya que, a diferencia de los quistes, aumentan no solo debido al estiramiento de la pared, sino también a la proliferación (proliferación de tejidos en el proceso de división celular).
  3. A diferencia de los quistes funcionales, los cistoadenomas pueden degenerar en cáncer.
  4. Su existencia no afecta el estado del fondo hormonal en el cuerpo de la mujer.

В зависимости от структуры эпителиальных оболочек и внутреннего наполнения капсулы различают серозные и муцинозные опухоли.

Серозные цистаденомы и их виды

Такие опухоли образуются чаще всего у женщин 30-50-летнего возраста. La capa externa consiste en el epitelio del ovario, dentro de la neoplasia del neoplasma se alinea con el epitelio de las trompas de Falopio. El tumor se encuentra en el lado del útero o detrás de él. Por lo general, las dimensiones del cystadeno son de 5 a 15 cm, pero a veces se encuentran muestras más grandes (hasta 30 cm de diámetro). Dentro de la neoplasia hay un fluido seroso amarillo transparente, que se libera desde su capa interna.

Los cistoadenomas serosos de los ovarios se dividen en simples y papilares.

Tumor simple Este tipo tiene una superficie interior y exterior lisa. Como regla general, consiste en una cámara, formada en uno de los ovarios.

Papilar (papilar) El cistoadenoma se caracteriza por el hecho de que su superficie interna está cubierta de crecimientos que pueden fusionarse, formando varias cámaras. Tales tumores a menudo ocurren simultáneamente en ambos ovarios. Existen cistoadenomas papilares de los siguientes tipos:

  • inversión (solo la capa interna está cubierta con papilas o crecimientos fusionados),
  • Everting (los pezones se forman solo fuera del cistoma),
  • Tipo mixto (los crecimientos se ubican tanto dentro como fuera del tumor, se extienden al segundo ovario, pared abdominal, órganos pélvicos).

Los pezones en crecimiento hacen que el tumor se vea como una coliflor. Los zumbidos ocupan la mayor parte del volumen interno.

Los cistoadenomas de este tipo pueden ser completamente benignos, proliferan (con el crecimiento de tejido, el llamado "precáncer") y son malignos (se encuentran células cancerosas). Debido a los crecimientos, tal cistoma tiene una forma irregular. Hay una pierna corta que lo conecta con la pared del ovario. La mayoría de los cistomas de tipo convertible y mixto son los más propensos a la degeneración maligna.

Cistoadenomas mucinosos

Se trata de una neoplasia con paredes lisas. El epitelio interno tiene la misma estructura que el epitelio cervical cervical, penetrado por glándulas que producen mucina: moco heterogéneo. Tales tumores se encuentran con mayor frecuencia en ambos ovarios. El tumor puede crecer rápidamente hasta 50 cm de diámetro. Se forma durante el desarrollo del embrión a partir de diversos tejidos germinales.

Existen variedades de quistes mucinosos: no proliferantes, proliferantes y malignos. Tales tumores son más comunes en mujeres mayores de 40 años. En el 30% de los casos, los tumores benignos encontrados en mujeres son cistoadenomas mucinosos.

Razones para la educación

Las causas de la formación de quistes son trastornos hormonales que conducen a una formación inadecuada del tejido ovárico y la división celular. Pueden ser causadas por enfermedades de los órganos del sistema endocrino, exposición a drogas e incluso factores como la abstinencia sexual prolongada, la falta de embarazo y el parto en una mujer de edad madura, su interrupción artificial.

La aparición de tumores puede deberse a trastornos genéticos del desarrollo ovárico, anomalías hereditarias y congénitas. Son provocados por la formación de enfermedades inflamatorias e infecciosas del útero y los ovarios, la fascinación de una mujer por las dietas, lo que lleva a trastornos metabólicos. El papel negativo desempeñado por la exposición a la radiación ultravioleta durante las visitas frecuentes al solarium o permanecer en el sol.

Existe una teoría según la cual los cistoadenomas se forman en lugar de quistes funcionales resueltos de forma incompleta.

Los cistoadenomas con tamaños pequeños no muestran ningún síntoma. Solo después de que su diámetro es de 3-5 cm y más, una mujer puede experimentar un dolor persistente en los ovarios. Con un mayor crecimiento de la neoplasia, los vasos sanguíneos se comprimen y las terminaciones nerviosas se ven afectadas. Esto se manifiesta por un aumento del dolor, dando al sacro y la espalda baja. Pueden aparecer venas varicosas de las extremidades inferiores.

La presión sobre la vejiga y los intestinos se manifiesta por un trastorno de la micción y los movimientos intestinales, distensión intestinal, náuseas. Si el tamaño del cistoadenoma es muy grande, la mujer tiene dificultad para respirar, palpitaciones.

Cuando un tumor se rompe, tuerce o pellizca un tumor, se produce un dolor abdominal agudo y severo, vómitos, taquicardia y pérdida de conciencia. Aparece un estado de "abdomen agudo", que requiere cirugía urgente. Con un tumor grande, una mujer tiene la sensación de la presencia de un cuerpo extraño en el abdomen.

Tratamiento de embarazo

Los cistoadenomas se pueden detectar después del embarazo. Si su tamaño no supera los 3 cm, el tumor no crece, la operación no se realiza, pero solo se vigilan constantemente para determinar su estado.

Los cistomas grandes son peligrosos porque en las últimas semanas de embarazo, cuando el útero desciende hacia la cavidad abdominal, se pueden contraer y torcer la pierna. Por lo tanto, si hay un aumento marcado en el tumor, se elimina.

Pin
Send
Share
Send
Send